Un nuevo escándalo remece la Iglesia Católica peruana. El Juzgado de Paz Letrado de Surco ordenó al obispo Guillermo Abanto Guzmán, quien fue mano derecha del cardenal , reconocer a la hija que tuvo con una joven en junio de 2011.

La denuncia fue hecha por Alexandra de la Lama, madre de la supuesta hija del cura. Ella señala en su manifestación que dio a luz a la menor en junio de 2011, quien actualmente tiene 2 años.

Agregó que conoció al obispo cuando atravesaba por una serie de problemas personales, ya que había acudido a él para recibir consejo. Tras mantener constante contacto, ambos habrían sostenido una relación sentimental, que terminó luego del embarazo de la joven, el cual se mantuvo oculto para evitar el escándalo.

Según el reportaje de Punto Final, las autoridades eclesiásticas habrían intentado ocultar dicha denuncia, e incluso le ofrecieron una pensión mensual a la joven para que mantenga oculto el tema.

De acuerdo a fuentes cercanas al Episcopado peruano citadas por el espacio periodístico, en su defensa, Abanto aseguró a sus superiores que nunca tuvo una relación sentimental con De la Lama, ya que lo de ellos solo fue sexo.

Y pese a que el hecho era conocido por el Arzobispado peruano, el religioso fue nombrado nada menos que obispo castrense. Asimismo se reveló que, en algún momento, fue número dos en la Iglesia peruana, ejerciendo el cargo de obispo auxiliar de Lima.