Desde que se iniciaron los desastres naturales hemos visto a rescatistas del gobierno y también a héroes anónimos haciendo lo posible por ayudar a quienes están en situaciones en que la vida humana está realmente en juego.

El caso más reciente es el de Iana, la bebé recién nacida que sobrevivió a la tragedia de Piura, y que fue rescatada por personal de las Fuerzas Armadas de Catacaos .

Otro caso digno de destacar es el de un joven a bordo de un bote junto a un enorme unicornio inflable, que trasladaba a su hermana y a su pequeña mascota, y se disponía a ir en busca de más personas en peligro tras el desborde del río Piura .

No podemos dejar de mencionar tampoco la historia de Shandé Iván, quien no lo pensó dos veces a la hora de arriesgar su vida para salvar a sus hermanos de 1 y 4 años, quienes se encontraban atrapados en su hogar tras la caída de un huaico en San Antonio, Chosica .

Las vidas humanas no son las únicas que han estado en juego. El rescate de una mascota atrapada en un techo de Chosica también es digno de admiración.

Fue el caso de Bimbo, un perro que pasó más de un día en el techo de una casa hasta que fue rescatado por personal de la Fuerza Aérea del Perú .

Lo han dicho autoridades de gobierno y también ciudadanos de a pie: las tragedias, a veces, ayudan a sacar lo mejor del ser humano.

Más información

Presidente Kuczynski sobrevuela zonas afectadas en Piura por desborde del río — Diario Perú21 (@peru21noticias)

TAGS RELACIONADOS