Esta madrugada, un grupo de ronderos intervinieron un prostíbulo ubicado en la cuadra 10 de la avenida Independencia, en , y castigaron con latigazos a las prostitutas que se encontraban en el local.

Los vigilantes, mozos y clientes que trataron de defender a las meretrices también fueron castigados con latigazos y con rutinas de ejercicios en medio de la noche.

Las rondas llegaron al local tras enterarse de que las trabajadoras sexuales albergaban a los delincuentes que minutos antes habían robado varias casas del barrio conocido como Santa Elena. Sin embargo, no encontraron a los hampones, pero obligaron a que el local cerrara y amenazaron con volver si lo hallaban en funcionamiento otra vez.