Ricky Martin vivía avergonzado de su opción sexual. (AP)
Ricky Martin vivía avergonzado de su opción sexual. (AP)

Pese a que hace tres años confesó al mundo su homosexualidad y desde ese día vive tranquilo consigo mismo, esto no siempre fue así. El artista puertorriqueño contó que antes de aceptar su verdadera orientación sexual solía odiar a los gays.

"Estaba enfadado con el mundo, era terriblemente rebelde. Solía mirar a los homosexuales y pensar: 'Yo no soy como ellos. No quiero ser así, ese no soy yo'. Me sentía completamente avergonzado de lo que era", dijo en entrevista a la edición australiana de GQ.

El cantante boricua, que "salió del clóset" el 2010, contó además que "interiorizó su homofobia" y que se dedicó a intimidar a las personas gays con las que se encontraba.

"Cuando todo el mundo te dice que sentir lo que sientes es una aberración, que la sociedad también lo cree y que la religión lo condena, tu autoestima se desmorona. *Y creo que proyecté mi frustración y mi rabia hacia los que estaban a mi alrededor. Echo la vista atrás y me doy cuenta de que intimidaba a las personas que sabía que eran gays", contó.

Finalmente, Ricky Martin reveló que fueron *sus hijos Matteo y Valentino quienes le dieron la fortaleza para finalmente aceptarse como era *y contárselo al mundo.

"No quería que mis hijos crecieran en una casa llena de mentiras o incluso pensando que había algo malo en ser homosexual", dijo.