La actriz estadounidense , enviada especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), instó en Turquía a la comunidad internacional a actuar ante la crisis de los refugiados, durante una visita a un campo al sureste del país que acoge a miles de desplazados sirios que huyeron de la guerra.

Angelina Jolie visitó el campo ubicado en la provincia de Mardin en compañía del ex primer ministro portugués Antonio Guterres, actualmente Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU.

Ambos se encontraron y se entrevistaron con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien se encontraba en la ciudad en ocasión del Día Mundial de los refugiados.

"Estamos aquí por una simple razón: esta región es el epicentro de una crisis mundial. Casi 60 millones de personas han sido desplazadas" como consecuencia de diferentes conflictos en el mundo, declaró Angelina Jolie durante una conferencia de prensa en el distrito de Midyat.

De los 1,8 millones de refugiados sirios en Turquía, unos 200 mil viven en campamentos gestionados por Ankara, donde reciben alojamiento, sustento y educación, mientras que el resto sobrevive por su cuenta, trabajando de forma ilegal pero tolerada.