Stan Lee, el creador de los que falleció el 12 de noviembre, dejó una fortuna estimada entre US$50 y US$70 millones. Si bien solo tuvo una hija, ella podría heredar solo dos propiedades. 

El ilustrador ya sostenía una relación deteriorada con su hija, Joan Lee, por los gastos desmedidos de ella y sus intenciones de disponer de más recursos.

Por ello, su padre indicó en una declaración notarial, publicada por The Hollywood Reporter, que dejaría una planificación de patrimonio a dos especialistas contratados para ello.

El objetivo de esta medida sería garantizar que su hija herede su casa y un condominio, pero que no hiciera un uso inadecuado del resto del patrimonio. Por tal motivo, no tendría acceso directo al resto de la fortuna.

En la declaración notarial, Lee aclara que las restricciones para su hija, que tiene 68 años, son para asegurar que ella no quede en la mendicidad.

El ilustrador mencionaba que a su hija nunca llegó a tener ingresos significativos continuos ni registró bienes a su nombre por mérito propio.

La entrega total de la herencia se aclararía en el testamento que, según Bloomberg, podría abrirse en las próximas semanas o meses.