En 2017, la situación laboral de los jóvenes fue cuatro veces peor que la de los adultos de la población económicamente activa (PEA).

Según el (MTPE), mientras el 2.1% de los mayores de 30 años se encontraba desempleado, en los jóvenes el porcentaje se disparaba hasta 8.7%.

Si a ello se suma que seis de cada 10 jóvenes en el sector privado tienen un , el panorama no resulta alentador.

Al respecto, el viceministro de Promoción del Empleo, Fernando Cuadros, comentó que la informalidad es mayor en las micro y pequeñas empresas (mypes), donde se produce una alta contratación de personas de 14 a 29 años.

El panorama resulta preocupante a pesar de que la informalidad ha caído 11.3 puntos porcentuales desde 2005.

“Estos niveles de informalidad laboral se han venido reduciendo como consecuencia del crecimiento económico. No obstante, esta reducción se ha visto aminorada por la desaceleración”, dijo.

Como solución al problema, destacó que el Poder Ejecutivo prepara un proyecto de ley para incentivar el empleo en tal grupo de edad.

Estamos pensando en trabajar un proyecto de ley, más allá de las facultades (legislativas) delegadas, y de manera posterior a ese plazo, que busca incentivar la contratación de jóvenes (en las mypes)”, dijo.

“Sobre todo en las empresas de menor tamaño y estamos cumpliendo medidas vinculadas a la simplificación administrativa e incentivos económicos para las empresas”.

La propuesta no implicaría el recorte de beneficios laborales, sino incentivos, “como deducciones tributarias por capacitación laboral o algún tipo de subsidio de salud”.

En ese sentido, cuadro aclaró que se tratará de medidas focalizadas en pequeños y medianos negocios y que ello aún "requiere coordinación con el Ministerio de Economía y Finanzas”.