ALEGRÍA INFINITA. Yola siempre demostró ser una persona sonriente. (Foto: GEC)
ALEGRÍA INFINITA. Yola siempre demostró ser una persona sonriente. (Foto: GEC)

“Soy yo la que les canto a los niños. Soy yo la que le canto al amor (...). Quiero que llueva para ti globos e ilusiones, más flores y serpentinas de color”. Esa era la esencia de , más conocida como Yola o La Chica de la Tele. Mucho antes que la televisión a color llegara al Perú, la querida Yola se había encargado de pintar de fucsia, morado, amarillo, anaranjado, azul y verde la infancia de muchos peruanos.

MIRA TAMBIÉN: ¿De qué murió Yola Polastri? Sobrina revela la causa del deceso de la artista

Al mismo tiempo, fue como una maestra y madre que se preocupó de enseñar e inculcar —a través de sus icónicas y entrañables canciones— los buenos valores en el corazón de las almas más puras, los niños.

ADIÓS

La actriz, cantautora, presentadora y animadora infantil partió ayer a los 74 años de edad luego de una grave enfermedad que la aquejaba. Hace un mes había sido internada en UCI debido a un infarto cerebral; sin embargo, dos semanas atrás había sido dada de alta y llevada a descansar en casa aún con un estado de salud delicado. Tras varios días de aliento esperanzador, su deceso terminó convirtiéndose en el lamentable anuncio de su familia.

DESCANSA EN PAZ. Luis Ángel Pinasco y Sonia Oquendo fueron a su velatorio, en La Molina. (Foto: GEC)
DESCANSA EN PAZ. Luis Ángel Pinasco y Sonia Oquendo fueron a su velatorio, en La Molina. (Foto: GEC)

“Se fue tranquila, fue un infarto al miocardio, se fue en paz con un suspiro maravilloso y de hecho que ella está brillando en el cielo (…). El ACV que tuvo fue muy severo y le dejó muchas secuelas y esto es lo que pasó ahora. Ella ha estado descansando, tranquila, prácticamente casi dormida. Nos ha agarrado de sorpresa a todos, le tocó descansar”, contó Danitza Pavlich Polastri, sobrina de Yola.

Diferentes personalidades y artistas expresaron su tristeza a través de redes sociales. “Esta noticia nos enfría el alma y el corazón ante la partida de un ícono, una gestora cultural, promotora de valores, los mayores referentes en Latinoamérica de lo que es la TV enfocada a los niños”, sostuvo Ernesto Pimentel a Canal N.

“Una educadora por excelencia. Cantó, encantó y nos enseñó cosas sencillas pero importantes, el ahorro del agua, cuidando de cerrar los caños y griferías, además con ritmo peruano. Nos enseñó a conocer de los animales, sus nombres y características, a cantar con coordinación, a ejercitar la memoria”, escribió la expremier y columnista de Perú21 Ana Jara en su cuenta de X.

Actores como Gonzalo Torres y Germán Loero también se despidieron en sus redes: “Adiós, Yola. Buen viaje”. “Muchas gracias por todo, Yola Polastri”.

“La primera vez que la vi me pareció algo increíble. Yo era un niño y ella era mi ídolo. Y por si fuera poco, iba a trabajar al lado de ella, me convertí en parte de su elenco. Realmente fui un verdadero elegido. Ya no estás, querida y adorada Yola, pero seguirás en nuestros corazones, en nuestras reuniones, en nuestras fiestas”, publicó en Instagram el cómico Jorge Benavides, quien fue un ‘burbujito’.

Por su parte, el Ministerio de Cultura anunció que los restos mortales de la Reina de los Niños serán velados hoy de 1:00 p.m. a 6:00 p. m. en la sala Los Incas del ministerio, en San Borja. Mañana será el sepelio en La Molina.

CARRERA

Quienes más la añoran son los que hoy rondan los 60 años, allá por los 70, cuando tenían alrededor de 5 años, bailando y coreando “La gallina turuleca”, “El telefonito”, “La feria de Cepillín”, “El eco”, “Mi ranchito”, entre otros.

En 1971, con apenas 17 años, Yola aparecía en la televisión con un contenido blanco, sano, que se debía únicamente a los niños. Sus canciones no solo divirtieron a toda una generación, sino que también la educó, a tal punto que, si en un examen te preguntaban por los nombres de los siete mares, recordabas su canción “Capitán de los 7 mares” y contestabas correctamente.

ELENCO INFANTIL. Decenas de niños soñaban con trabajar junto a Yola. (Foto: Cortesía)
ELENCO INFANTIL. Decenas de niños soñaban con trabajar junto a Yola. (Foto: Cortesía)

Esa manera de marcar la vida de un infante hasta el punto que todo seguidor ‘máster’ de Yola diga: “Yo quería ser burbujito”, contrasta enormemente con la realidad de hoy, donde poco o casi nada parecido se encuentra en televisión abierta. Burbujas: eso eran los niños para Yola, un glóbulo de aire tan delicado que apenas lo tocas revienta, explota, desaparece. Por ello, la reina de los niños siempre —fuera y dentro de cámaras— sintió la enorme responsabilidad con ese público inocente de ser un buen ejemplo a seguir, intachable.

En 1980, las cuatro tribunas del estadio Alejandro Villanueva quedaron abarrotadas para presenciar el espectáculo Súper Matinne Sensacional de Pilas Nacional, de Yola. El cariño de la gente la llevó a llenar también el Estadio Nacional, en 1987.

Su vida profesional la llevó a conocer a estrellas mundiales como Mick Jagger, Pelé, Gustavo Cerati, entre otros. Su última presentación la hizo el 3 de febrero de este año, en el Coliseo Dibós. Era el primer show de los últimos que realizaría porque ya había anunciado su retiro, tras cumplir 52 años de carrera artística.

La generación que creció con ella no la olvida. Era contratada para hacer shows de cumpleaños, bodas, Navidad; y eran los adultos o los propios padres, quienes saltaban, cantaban y bailaban con ella.

Su legado sigue más vigente que nunca. Sus canciones, sus discos, sus coreografías seguirán escuchándose en cada rincón del Perú, pero, por sobre todo, la esperanza de que haya más contenidos como los que ella hizo.


Alberto Beingolea, periodista deportivo y burbujita

“Conozco a Yola desde el año 1977. Tal vez fui el último en llegar de su primera generación de burbujitas. Se ha ido un ser humano extraordinario, la mejor productora de televisión que he conocido. Su creatividad era inagotable y su capacidad de trabajo era increíble. A Yola le tenemos que tener una enorme gratitud, porque crecimos bajo el tutelaje moral que ella ejerció sobre la televisión infantil todos esos años”.

“No solo nos divertía, sino que, a través de sus programas, canciones, nos educaba y formaba en valores. Su partida debería llamar a la reflexión a los dueños de los medios para entender que tienen la enorme responsabilidad de educar y formar gente también, y que no todo debe ser espectáculo”.


Amalia Villanueva, burbujita

“Entré a trabajar con Yola casi a los 6 años hasta los 20. Yola siempre fue una persona muy disciplinada, perfeccionista. Se preocupó en formar gente con calidad de ser humano; sus canciones lo dicen todo: reglas de tránsito, saludar, despedirse. A través de las canciones se ve lo que quería transmitir. Nuestros tres lugares básicos de nosotros eran casa, colegio y el canal”.

“Yola nos pedía la libreta de notas y, si había jalado en algún curso o bajado en calificaciones, te decía que no vinieras durante un tiempo hasta mejorar. Ella no quería ser culpable de que nosotros dejemos de estudiar por ir al programa. Eso dice mucho de cómo ella valoraba el esfuerzo que hacíamos. Desde el año 94 que Yola salió de la televisión, no hubo alguien más que haga algo parecido”.

TENGA EN CUENTA

·Yola Polastri grabó 25 discos de vinilo con canciones infantiles.

·Ganó, como mejor programa infantil, Premios Astro1986. Recibió otros galardones de una fundación infantil, varios discos de Oro y Platino, un Grammy Latino en 1996 a la mejor Artista Infantil y varias condecoraciones de honor.

·Sus familiares pidieron al público que tiene pensado ir al velatorio que acuda con vestimenta de colores en memoria a su personalidad alegre.


Perú21 ePaper, y pruébalo gratis


VIDEO RECOMENDADO:

Pelo Madueño en Entrevista21