Las búsquedas de habitables y con presencia de agua son de las más importantes que los científicos realizan en su exploración del espacio fuera del Sistema Solar. Estas búsquedas al fin dan sus frutos con el reciente descubrimiento de vapor de agua en la atmósfera del exoplaneta K2-18b.

Se trata de un planeta ubicado a más de 100 años luz de la Tierra, que orbita a la estrella enana roja K2-18, en la denominada como la zona habitable o ‘ricitos de oro’, por su analogía con el cuento infantil.

La zona habitable de un sistema estelar es la que se encuentra ni muy cerca a la estrella como para calcinarse, ni muy lejos de esta como para congelarse; es decir, a la distancia justa para albergar agua en estado líquido y, por consiguiente, posible vida. Los planetas que se encuentran en esta zona son los que despiertan mayor interés para los investigadores y K2-18b es uno de ellos.

Si bien todavía se conoce muy poco de las características de este exoplaneta, el descubrimiento lo propulsa al rango de “mejor candidato” para la búsqueda de vida extraterrestre, según el estudio publicado este miércoles en la revista .

LA IMPORTANCIA DEL AGUA

Según la publicación del estudio, en la última década, las observaciones desde el espacio y la superficie terrestre, han encontrado que el agua es la especie molecular más abundante, después del hidrógeno, en las atmósferas de los planetas extrasolares gaseosos calientes.

Siendo el principal portador molecular de oxígeno, el agua es un rastreador del origen y los mecanismos de evolución de los planetas. Para los planetas terrestres templados, la presencia de agua es de gran importancia como indicador de las condiciones habitables. Sin embargo, al ser pequeños y relativamente fríos, estos planetas y sus atmósferas son los más difíciles de observar y, por lo tanto, hasta ahora no se han detectado firmas espectrales atmosféricas.

Es por eso que las observaciones se dirigen a las denominadas súper-Tierras (planetas más livianos que diez masas terrestres) que orbitan sus estrellas en la zona habitable y que pueden proporcionar nuestra primera oportunidad de estudiar espectroscópicamente sus características.

Es así que se observó mediante el telescopio espacial Hubble al exoplaneta K2-18b, un planeta de ocho masas terrestres en la zona habitable de su estrella enana, y detectaron por primera vez una firma espectroscópica de agua en su atmósfera. Además, el peso molecular medio derivado sugiere una atmósfera que todavía contiene algo de hidrógeno.

La alta confianza estadística hacen que K2-18b ofrezca una oportunidad sin precedentes para obtener una idea de la composición y el clima de los planetas de zonas habitables.

TAGS RELACIONADOS