notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Sin embargo, no parece existir una respuesta adecuada por parte del Estado. Por ejemplo, en su discurso de ayer, el mandatario se refirió como única propuesta gubernamental al proyecto de Ley de Negacionismo, el cual no va a tener ningún efecto práctico contra Sendero y, más bien, se convertirá en una espada de Damocles contra los medios de comunicación.

Por ello, creemos que con urgencia el gobierno debería desarrollar una estrategia integral que debe de ir desde el tratamiento penitenciario para que los cabecillas terroristas estén efectivamente aislados, hasta la interpretación legal, para impedir que líderes senderistas también sean liberados.

Asimismo, priorizar en el presupuesto de Defensa todos los recursos que sean necesarios para el VRAEM. No hay en estos momentos ningún otro asunto en ese sector que ponga en tan alto riesgo el bienestar de los peruanos.

Por otro lado, el presidente del Congreso debería de poner en primer lugar de la agenda del Pleno el proyecto de ley que prohíbe enseñar a los maestros que han sido condenados por terrorismo. Con lo cual también forzaría a eliminar la complacencia en Educación y profesor que no levante la huelga debería de ser reemplazado en el acto.

Finalmente, los servicios de inteligencia deberían de cumplir con su trabajo, identificando y localizando a los 3,500 terroristas que han soltado. Si no saben dónde están, será difícil averiguar qué están tramando. En realidad, los ciudadanos tenemos todo el derecho a exigir protección por parte del Estado.