La vacunación es un método para proteger a aquellos que aún no se han iniciado en la vida sexual. (USI)
La vacunación es un método para proteger a aquellos que aún no se han iniciado en la vida sexual. (USI)

"Las personas se preocupan más por enfermedades de transmisión sexual como herpes o VIH, pero se olvidan del Virus del Papiloma Humano", apunta Gilmar Grisson, ginecólogo y oncólogo del hospital Rebagliati. "Basta una sola relación sexual en la vida, solo una, para que la mujer pueda contagiarse y desarrollar cáncer más adelante", agrega. En efecto, se trata de un virus muy peligroso que tiene más de 150 tipos conocidos, de los cuales 22 son responsables del cáncer de cuello uterino.

La forma de contagio habitual es por vía sexual. Vale decir, contacto genital-genital, genital-oral o genital-recto. Por ello, el VPH también puede causar cáncer de labio, lengua, laringe y ano, así como verrugas en los genitales. "Incluso, hombres que no han tenido relaciones homosexuales también desarrollan cáncer de ano. ¿Cómo llegó el virus ahí? Muchas veces, como producto de la fricción, el virus llega a esa zona", explica Grisson.

PREVENCIÓN, ARMA PARA DEFENDERSE¿Qué hacer ante este terrible mal? Por el momento, la vacunación es un método para proteger a aquellos que aún no se han iniciado en la vida sexual. En el caso de las mujeres, la vacuna puede aplicarse entre los 9 y 45 años de edad, mientras que, para los hombres, se recomienda entre los 9 y 26 años. Si una mujer ya ha tenido relaciones, es posible recibir la vacuna pero con ciertas condiciones: tener menos de 43 años y haber arrojado negativo en los exámenes previos de Papanicolau, colposcopia y ADN. Asimismo, Grisson recomienda que las mujeres que ya han tenido relaciones sexuales se sometan a pruebas regulares de Papanicolau y colposcopia, a fin de detectar, tempranamente, la presencia del VPH.