(Internet)
(Internet)

Hay adultos que se mantienen vírgenes por voluntad propia. En Venezuela, Vivian Sleiman se ha hecho famosa por escribir 'Virgen a los Treinta'. No es un libro de ciencia ficción, tampoco una precuela de la película 'Virgen a los Cuarenta' (2005). Se trata de un best seller que, en pleno apogeo de la saga 'Cincuenta sombras de Grey', ha alcanzado el éxito editorial en las antípodas del eros. La incuestionable belleza de Sleiman –ha participado en el siempre reñido concurso de Miss Venezuela– contrasta con los dardos de escepticismo que recibe. "Me echo agua fría", declaró la autora, en el programa televisivo Noche de Perros, cuando le preguntaron qué hacía para aplacar sus deseos sexuales.

Hay adultos que quisieran ser vírgenes otra vez. En India, una compañía ha desarrollado un gel cuya función es restaurar la lozanía de la vagina. Se llama 18 Again y, como bien informa la página web, es un producto que ofrece diversos beneficios genitales. Principalmente, hidrata el conducto vaginal e influye en la recuperación de la estrechez de los años mozos. También estimula la lubricación natural, regula el pH y hasta reduce el riesgo de infecciones. "¡Me siento como una virgen!", canta una dama en el comercial televisivo que promociona el milagroso emplasto.

Hay adultos que son vírgenes y sexualmente activos. Según el Centro de Estadísticas Vitales del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (Estados Unidos), muchos jóvenes entre 15 y 24 años atrasan la llegada de la 'primera vez' –entendiéndose esta como el coito vaginal– pero optan por la práctica frecuente del sexo oral como reemplazo. Posible razón: el miedo a la penetración, al embarazo no deseado y a las infecciones de transmisión sexual.

Finalmente, hay adultos que no son vírgenes pero que apuestan por la castidad, aunque sea temporalmente. Una investigación de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) ha descubierto que las parejas de enamorados que dilatan la llegada del primer contacto íntimo –hasta la luna de miel, incluso– suelen ser más duraderas y felices. Por otra parte, una tendencia que cada vez gana terreno es la práctica de la abstinencia sexual. Es un método que, paradójicamente, se emplea para revitalizar la vida sexual de las parejas que han caído en la monotonía. La idea es dejar de tener sexo aburrido y por compromiso. En su lugar, se debe practicar la castidad durante unos días –o semanas– y trabajar en detalles vinculados a la afectividad y al erotismo. Así empezarán a cocinarse dentro de ellos unas ganas locas de yacer nuevamente con el ser amado. Como si fuera la primera vez.

DATOS

- *Según cuenta el mit*o, la diosa griega Afrodita solía bañarse desnuda en las aguas de Pafos para renovar su virginidad.

- Hace un par de años, en China, se empezó a vender el 'himen artificial'. El producto, no obstante, fue descontinuado porque implicaba serios riesgos de salud para las mujeres.