La Paz fue una batalla campal. (AP)
La Paz fue una batalla campal. (AP)

LA PAZ (EFE).– La primera jornada de una huelga sindical de 72 horas en Bolivia estuvo marcada por violentos disturbios cerca del Palacio de Gobierno en La Paz, mientras los partidarios del presidente Evo Morales marcharon en otra ciudad para apoyarlo, en la sétima semana de conflictos sociales que no tienen visos de solución.

En La Paz, miles de manifestantes, sobre todo universitarios y médicos, intentaron entrar a la plaza Murillo, donde está el palacio Quemado y el Legislativo.

Al margen de los bloqueos de vías en varias ciudades, la huelga general convocada por la Central Obrera Boliviana, la mayor organización sindical del país, tuvo poco poder de convocatoria.