Crimen de Carla Figueroa pudo evitarlo la justicia. (Internet)
Crimen de Carla Figueroa pudo evitarlo la justicia. (Internet)

BUENOS AIRES (AFP).– Una joven de 19 años murió apuñalada en la provincia argentina de La Pampa semanas después de contraer matrimonio con un hombre al que había denunciado como su violador y que fue arrestado como principal sospechoso del crimen, informó la Policía.

El asesinato ocurrió durante la madrugada en la vivienda que el matrimonio ocupaba en la ciudad de General Pico, 600 km al oeste de Buenos Aires, donde también vive su hijo de tres años y la madre de la víctima.

Al momento del arresto, Marcelo Tomaselli –23 años– cargaba a su hijo de tres años mientras el cuerpo sin vida de su mujer estaba en el suelo.

La víctima, Carla Figueroa, presentaba cortes en el cuello y en el tórax, hechos con un cuchillo de cocina.

Figueroa había denunciado al hombre por violación durante el tiempo en el que la pareja estuvo separada, razón por la cual había sido encarcelado por "abuso sexual agravado por uso de arma" en abril de este año.

Sin embargo, ambos retomaron la relación mientras él estaba en prisión y se casaron el pasado 28 de octubre.

Tras el enlace y mediante un acuerdo legal, la justicia liberó a Tomaselli el 5 de diciembre.

SABÍA QUE

Fiscalía que veía el caso quería anular el matrimonio porque sostenía que la víctima lo había hecho obligada.

Al violador le correspondía una pena entre 8 a 20 años de cárcel, pero el avenimiento lo libró de su condena.