NO FUE GARANTÍA. Libman tapó un penal, pero falló garrafalmente. Volvió a mostrar dudas. (Eddy Lozano)
NO FUE GARANTÍA. Libman tapó un penal, pero falló garrafalmente. Volvió a mostrar dudas. (Eddy Lozano)

Habrá que ir a Tacna para ganar. Como en aquella victoria del 16 de agosto de 2005, última de Perú sobre Chile. Ayer se quiso, pero no se pudo. Un horror de Salomón Libman castigó a la bicolor en un Clásico del Pacífico donde, para no perder la costumbre, los errores se acumularon para marcar una nueva derrota de la selección. Las estadísticas están ahí para recordarnos que hace siete años que no podemos con Chile. Y que, con Markarián a la cabeza, perdimos siempre: una en la Copa América, otra en la eliminatoria y anoche en un 'amistoso'.

Eso sí, con titulares o suplentes, está claro que la selección sufre mucho cuando le juegan en velocidad. Sobre todo si nos paramos con tres al fondo, como hizo ayer Perú. El 'Mago' se animó a jugar así, confiando en la velocidad de Christian Ramos y John Galliquio como stoppers. Pero Chile, de un fútbol históricamente más vertiginoso que Perú, le ha añadido un cambio más desde la llegada de Bielsa y no lo ha perdido con Borghi.

El primer gol llegó así. Un rápido pase de Marcelo Díaz desarboló a la zaga nacional y Esteban Paredes le ganó en el pique a la 'Sombra' para definir el 1-0 temprano.

Perú no perdió la calma, trató de hacerse fuerte con la posesión y de llegar por afuera, en especial por el lado de Yotún. En una de esas, el celeste avanzó por izquierda, sorteó a Casanova y sacó un centro al corazón del área que Galliquio definió de primera como delantero con clase.

Cuando mejor estaba Perú, Mena lanzó un tiro libre al área y Libman se equivocó feo: rechazó mal de puños y la pelota quedó picando para que Enzo Andía anotara el 2-1 a poco del descanso.

Perú no se recuperó del golpe. Necesitaba algo más de juego, pero no lo encontró con los cambios. En cambio, las variantes le funcionaron mejor a Chile, que apostó por jugadores hábiles y verticales, como Edson Puch. A los 58', 'Toñito' se lo bajó en el área y el árbitro cobró penal. Paredes quiso patear a lo Panenka y Libman lo adivinó. Borghi lo castigó en el acto y lo sacó.

La tapada de Libman no fue un revulsivo. Perú continuó su declive físico y futbolístico y lo pagó con otro gol. Pase largo hacia Eugenio Mena, quien fue más rápido que Luis Advíncula y cerró la cuenta en Arica.