SIN SALIDA. Mientras recurre a avisos y a amigos, nuevos documentos lo ponen en serios aprietos. (Alberto Orbegoso)
SIN SALIDA. Mientras recurre a avisos y a amigos, nuevos documentos lo ponen en serios aprietos. (Alberto Orbegoso)

Carlos Castilloccastillo@peru21.com

Mientras el presidente ejecutivo de Essalud, Álvaro Vidal, se aferra al cargo sin aclarar el cobro de una indemnización indebida de 61 mil soles que se niega a devolver, Perú21 accedió a otros documentos que confirman que la historia no es como este funcionario la ha contado y que los ceses que sufrió en 1993 y en 2007 no fueron despidos arbitrarios ni por razones políticas.

A esto se suma lo dicho por el presidente del Sindicato Nacional Médico del Seguro Social, Santiago Vinces, sobre una ayuda reembolsable que esta agrupación –cuando era asociación médica– le dio a Vidal, sin que se haya concretado la respectiva devolución.

Ante la Comisión de Fiscalización, el presidente de Essalud relató, el 14 de diciembre, que "durante la dictadura fujimorista me sacaron del IPSS porque me oponía a la privatización de la seguridad social".

Pero resoluciones de entidades nacionales e internacionales determinaron que Vidal salió por falta disciplinaria: lo encontraron en Chile cuando tenía descanso médico remunerado.

El expediente incluye resoluciones del ex-IPSS, del Poder Judicial, del Tribunal Constitucional y de la Comisión Interamericana de DD. HH., y señalan que, el 4 de abril de 1992, el entonces jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Almenara sufrió una fractura en la clavícula y un trauma en la mano derecha por un accidente de tránsito.

Se le enyesó y se le prescribió descanso médico por 30 días, pero sustentó complicaciones y el descanso fue ampliado a más de 200 días. Pese a esa licencia remunerada, se le encontró en Chile, por lo que se le abrió proceso disciplinario y fue destituido en 1993.

Tan cierto es que incluso la CIDH –a la que no podrá calificar de "fujimorista"– no admitió en 2006 su demanda tras revisar todo lo actuado.

Cabe indicar que, tras la caída de Fujimori, Vidal no fue reincorporado –como afirma–, sino que la gestión de Ignacio Basombrío lo designó a dedo "en el cargo de confianza de asesor II del Almenara".

APORTE REEMBOLSABLEUn nuevo frente se le abre al presidente ejecutivo de Essalud. El sindicato de médicos denunció que, luego de haber sido despedido en 1993, se le pagó mensualmente dos mil soles por lo menos hasta el año 1999, además de viáticos.

Santiago Vinces, actual titular del sindicato, destacó la contribución solidaria del gremio, pero aclaró que esta debía ser devuelta. Agregó que no se ha hallado ningún documento que demuestre si Vidal devolvió ese monto.

Este diario accedió a algunos libros de la contabilidad de la entonces asociación médica que demuestran el pago mensual de S/.2,000 a Vidal, quien también ejerció la presidencia de este gremio hasta 1989, siendo reemplazo después por gente de su entorno.

SABÍA QUE

- Perú21 accedió a la Resolución 004 de Essalud de 2001, en la que Ignacio Basombrío designa a Álvaro Vidal como "funcionario de confianza".

- Este documento confirma que Vidal no fue restituido –como afirma– sino que se le designó como asesor II.

- Contra la corrupción Perú21 fue quien denunció la indemnización a Fernando Barrios y otras irregularidades que involucraron a Félix Ortega.