notitle
notitle

¿Recuerda la preparación de algún aderezo sin cebolla? Si no es amigo de la cocina, pero tiene buen diente, seguramente la pregunta lo ha hecho evocar imágenes de la abuelita moviendo una olla con una cuchara de palo y, casi siempre, picando cebolla.

Es que este producto es casi un ingrediente indispensable de un sinfín de platillos nacionales, y hoy, con la gastronomía peruana literalmente en la boca del mundo, su demanda también ha comenzado a crecer creando oportunidades tanto para productores como para comercializadores locales.

CON POTENCIALDe acuerdo con la Asociación de Exportadores (ADEX), durante 2008 se exportaron US$22.6 millones en cebollas, pero en 2011, y pese a la crisis, los envíos cerraron el año en US$46.6 millones.

Este año también está favoreciendo a este vegetal. Entre enero y agosto, las ventas al extranjero aumentaron 18% y suman US$22 millones, detalla el gremio empresarial.

ComexPerú precisa que solo Estados Unidos se queda con el 57% del total exportado. Colombia, España, los Países Bajos, Japón y Panamá son otros de los destinos que lideran la demanda de cebolla peruana.

Asimismo, indica que entre las principales regiones productoras se encuentran Arequipa, Ica, Tacna y La Libertad, con el 58%, el 11%, el 6% y el 5% de la producción, respectivamente.

ADEX puntualiza que actualmente hay 142 empresas que se dedican a la exportación de este producto. Las variedades más exportadas son cebollas y chalotes frescos y congelados, bulbos, raíces y semillas.