La familia Paredes Paredes regresará a su natal Cusco. Los tres están felices de vivir. (Canal 5)
La familia Paredes Paredes regresará a su natal Cusco. Los tres están felices de vivir. (Canal 5)

Cerca de la medianoche del pasado viernes, Milton Paredes; su esposa, Edelmira Paredes, y su hija, Diana Miled, tuvieron que nadar sin conocer su destino por más de 40 minutos. Esperaban salvarse y lo lograron.

Esta familia cusqueña forma parte del grupo de sobrevivientes del naufragio del crucero Costa Concordia, en Italia. La noche del martes llegaron a Lima y recordaron la terrible experiencia.

ESPANTOSA HISTORIAMilton Paredes narró que los tripulantes de la lujosa embarcación desconocían las medidas de seguridad. "El conductor del bote de emergencia no sabía cómo descender. Incluso, la pequeña nave se volteó y regresamos al crucero", dijo.

Su hija añadió que, a diferencia de otros viajes que hicieron, esta vez no hubo ni un simulacro.

"Nadamos sin pensar a dónde íbamos, pero siempre queríamos estar juntos", contó el padre de familia.

Ya en la madrugada del sábado encontraron una lancha que los llevó hasta la isla de Giglio. Al intentar subir a esa nave, Edelmira Paredes se fracturó tres costillas. Su estado de salud es estable.

Los Paredes Paredes planean regresar a la ciudad del Cusco esta semana.

MÁS SOBREVIVIENTESEn tanto, 12 peruanos que trabajaban en la embarcación retornaron anoche a la capital desde Venezuela.

Entre ellos están Alexander Paredes Burga (que tiene un brazo enyesado), Rebeca Palomino, Luis Ruiz, Javier Silva, Óscar Rodríguez, Ana Choy, Carla Díaz, César Chico y Ricardo Benites.

En total, había 53 peruanos a bordo del Costa Concordia (45 tripulantes y 8 pasajeros).

CONTINÚA BÚSQUEDADe otro lado, continúa la búsqueda de la peruana Erika Soria, que fue vista por última vez en un barco de emergencia. Su padre, Saturnino Soria, llegó a Italia para informarse de las labores de rescate. Exigió que se sancione a los responsables de la tragedia.

TENGA EN CUENTA

- Solamente faltaban dos días para que acabara el viaje. Se embarcaron cinco días antes.

- Es la tercera vez que abordaron un crucero.

- La familia demandará a la empresa por las pérdidas económicas y materiales.