Foto: Alberto Orbegoso
Foto: Alberto Orbegoso

Richard AbecasisFernando Gámes, de 48 años de edad, lleva la mitad de su vida fabricando, junto a su padre, alambiques de cobre para el destilado de licores, principalmente, del pisco. Los dos son dueños de la empresa Gámes Producciones y, a punta de perseverancia, han logrado que sus máquinas operen en el 50% de las regiones pisqueras: Lima, Arequipa, Moquegua y Tacna.

Antes, los Gámes se dedicaban solo a la agricultura, pero la curiosidad por saber cómo se elaboraba el pisco y otros licores los llevó a crear su propia fábrica de alambiques en la ciudad del cobre, Moquegua.

Empezaron en su taller en 1987, pero les tomó cuatro años perfeccionarse. "El primer alambique fue a parar a la basura, porque tenía huecos por todos lados y se escapaba el líquido", recuerda Fernando.

PRIMER PASOEl emprendedor retrocede en el tiempo y nos cuenta que él y su padre tuvieron que especializarse en la soldadura. Vendieron algunas de sus vacas para financiar la compra de cobre, principal insumo del alambique.

"Así se inició todo, con un pequeño capital de US$4,000 compramos algunas maquinarias de segunda, las cuales hemos cambiado a mediados de los 90". En resumen, "aprendimos a tropezones a construir alambiques, pero podemos decir que valió la pena, nunca nos rendimos", asegura Fernando.

En los 24 años de trayectoria de Gámes Producciones ha fabricado unos 200 alambiques y sus clientes superan los 100 bodegueros de las principales regiones del país. En el futuro, piensan atender a empresas de Bolivia y de Chile, pero reconocen que antes de dar ese paso importante deben tener primero la inversión suficiente.

"Los bodegueros son los publicistas de nuestra empresa. Ellos se encargan de recomendarnos con sus colegas. Nos hemos ganado la confianza porque trabajamos con humildad, honestidad y respeto", manifiesta el emprendedor.

Finalmente, Fernando revela que muchos clientes, a quienes no conoce en persona, hacen pedidos y pagan por adelantado. La fabricación demora unos 20 días. "Esa es la confianza que hemos ganado", puntualiza.

DATOS

- Los meses de temporada alta para los pedidos de alambiques son entre noviembre y diciembre .

- Fernando Gámes considera que su empresa no necesita aún promocionarse en el Internet.