notitle
notitle

Alonso Segura,Al.Mercadoasegura@peru21.com

El tema nuevamente es el centro de la atención debido al sostenido fortalecimiento del nuevo sol. Ya deberíamos estar acostumbrados. Lo concreto es que si bien la velocidad de apreciación puede cambiar en el tiempo o revertirse en períodos de estrés en los que el dólar se fortalece como refugio, no hay nada que sugiera algún cambio en la tendencia de nuestra moneda, mientras existan diferenciales tan marcados de crecimiento y de tasas de interés frente a economías desarrolladas. Quizás la pregunta es si este fortalecimiento debiera preocuparnos. Por el momento, no, por las mejoras en competitividad del sector privado y, en particular, del exportador. Pero hay que evitar tentaciones facilistas en sustitución de una búsqueda continua de ganancias de eficiencia y competitividad. Como recientemente alertó el presidente del BCR, más debería preocuparnos los potenciales movimientos en la otra dirección por pasivos dolarizados de algunos agentes.