NUEVA PROTESTA. La medida de fuerza se sintió de manera parcial y solo en las primeras horas de la mañana. (Martín Pauca)
NUEVA PROTESTA. La medida de fuerza se sintió de manera parcial y solo en las primeras horas de la mañana. (Martín Pauca)

Un verdadero martirio vivieron ayer miles de limeños debido al paro de transportistas. Si bien la medida no tuvo mayor impacto en la ciudad, la situación fue aprovechada por un grupo de desadaptados que desató la violencia en diferentes puntos de la capital. El saldo: tres heridos y 35 detenidos.

Las acciones violentas se registraron durante la mañana en Comas, Los Olivos y San Juan de Lurigancho, donde se detuvo a varios de los manifestantes por alterar el orden público.

Los revoltosos intentaron bloquear vías en el kilómetro 14 de la avenida Túpac Amaru, así como en el óvalo Naranjal. Al mismo tiempo, arremetieron a pedradas contra los transportistas que salieron a trabajar.

En la zona de La Pascana, en el distrito de Comas, los agresores se enfrentaron incluso a los agentes del orden.

Los buses de tres empresas de transporte resultaron dañados. En estas unidades, tres de sus pasajeros sufrieron diversas lesiones por las esquirlas de vidrios rotos debido a las pedradas que lanzaban los desadaptados.

El general PNP Aldo Miranda, jefe de la VII Región Policial Lima, informó que los intervenidos fueron trasladados a las comisarías de los mencionados distritos.

A pesar de dichos actos vandálicos, el dirigente Julio Rau Rau, quien encabezó la paralización, minimizó lo sucedido y acusó como autores de las agresiones a "personas infiltradas".

Él señaló que el paro de 24 horas, convocado en rechazo a la reforma del transporte, había sido un éxito. Sin embargo, solo fue acatado de manera parcial y en las primeras horas de la mañana.

En distritos como Surco y San Juan de Miraflores, algunas líneas de transporte no salieron a trabajar, pero este panorama cambió con el transcurrir de las horas. Mientras tanto, en la Carretera Central, en la zona de Huaycán, el tránsito público fue normal.

No obstante, algunos transportistas aprovecharon la situación y elevaron hasta en S/.1.5 más el precio de los pasajes. En las estaciones del Metropolitano se formaron largas colas.

AMENAZAS DE MUERTEEn tanto, durante una conferencia de prensa en Puente Piedra, la alcaldesa Susana Villarán denunció ayer que ella y su asesor Gustavo Guerra García han recibido amenazas de muerte de los transportistas.

Manifestó que, a través de un mensaje escrito, les advirtieron que ambos debían cuidarse. "Pero esto no me asusta, seguiremos con la reforma del transporte, que es un proceso gradual", dijo tras precisar que el paro solo fue acatado por el 10% de transportistas.

SABÍA QUE

- Gran caos vehicular generaron los transportistas durante su marcha hacia el Congreso.

- El Ministerio de Trabajo dispuso horas de tolerancia para el ingreso de los trabajadores, quienes luego deberán compensar la tardanza.