notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.Mercadoeferreyros@peru21.com

Cuidado también con los jarabes para la tos. Suena ridículo, pero cero es cero. El proyecto de ley aprobado la semana pasada por la Comisión de Transportes del Congreso de la República propone castigar hasta con pena de cárcel a todo aquel que tenga el más insignificante rastro de alcohol en el cuerpo. No hay que llevar las buenas intenciones al límite de lo absurdo ya que descalifica la iniciativa. El límite actual, el cual es bastante riguroso ya, cumple con el efecto disuasivo que se busca alcanzar. Una ley que, a sabiendas, hará imposible su perfecta aplicación, no debe ser ley. ¿Hay estudios técnicos que sustenten este proyecto? ¿Se han estudiado técnicamente los efectos reales en la seguridad vial? ¿Se ha evaluado el impacto en áreas como la gastronomía, en la gestión policial y otros? Elaboremos leyes realistas y efectivas. No hagamos populismo.