notitle
notitle

Alfredo Ferrero,Al.Mercadoaferrero@peru21.com

El proyecto presentado en el Congreso plantea reducir a cero el nivel de alcohol en la sangre permitido a los choferes. Actualmente, el límite en el país es de 0.5%. En otros países es de entre 0.4% y 0.8%. Con más de 0% de alcohol estamos penalizando el consumo de un arroz con pato a la cerveza, del arroz con leche con su toque de pisco o de unos bombones de chocolate con licor. ¡Tamaño despropósito! Inclusive el enjuague bucal que contiene alcohol o ciertos medicamentos o algunas condiciones naturales del cuerpo pueden hacer aparecer en la sangre partículas de alcohol mínimas. Ni qué decir de aquellos que, por prescripción médica, toman una copa de vino al día. Entre 0.3% y 0.5% es lo suficientemente drástico sin ser exagerados. Sí se puede ser más exigente para el transporte público. Estamos convirtiendo una disposición que puede ser positiva en una insensatez.