notitle
notitle

Monica Delta, Opina.21mdelta@peru21.com

¿Cuál era la coyuntura socio-política en el Perú, a donde llega de vez en cuando? Creo que la peor pues las 'papas estaban quemando' en Cajamarca y en Cañete se había bloqueado la carretera porque los pobladores no querían la ampliación de un penal.

¿Era oportuno hacerlo? No, sobre todo si se trata de un gobierno con el que tiene una alianza parlamentaria. ¿El tono utilizado fue el adecuado? Lo que percibo es que, por momentos, bajo ese estilo engolado y con 'pestañeo reflexivo', se trató de una amenaza velada. Utilizando un tono de advertencia, dijo que si se "militarizan los conflictos sociales" retirará su apoyo al Gobierno y lo encontrarán "de nuevo en las calles".

Imagino a Humala, en medio de complejas decisiones que tomar, escuchando a su aliado con el tino de un elefante en una vidriería. En política, la oportunidad se toma, pero hay circunstancias en las que los gestos, de ninguna manera, pasan desapercibidos. Las facturas no necesariamente se cobran de inmediato. Hay facturas políticas que esperan, pero casi siempre se pagan. Hoy es claro que esos 20 congresistas que Toledo le 'presta' a Humala de manera condicionada le dan la posibilidad de tener mayoría en el Congreso. Sin embargo, no me resulta difícil creer que a Ollanta, pese a la "cordial" reunión palaciega con Toledo, los consejos y advertencias del expresidente muchas veces le 'saben a chicharrón de sebo'.

Me queda claro que tras el duelo electoral, que tuvo 'en trompo' al exmandatario, este está fijamente pensando en el 2016 y se empeña en no perder oportunidad de aparecer en la escena política como 'consejero interesado'. Pero ser un poco más fino no le vendría mal.