notitle
notitle

Nano Guerra García,Opina21nanoguerra@somosempresa.com.pe

En una reciente conversación con expertos en pyme y gente de la banca corporativa nos preguntábamos por qué razón muchas corporaciones y empresas grandes no apoyan a los emprendedores cuando ellos pueden constituir la base de una sociedad empresarial que nos permita a todos seguir haciendo crecer la economía.

Me aventuré a dar una hipótesis que quiero comentar. Sucede que en muchas grandes empresas ya no está presente el emprendedor, quien sí tiene una visión más social, de relaciones de mutua ganancia con otras empresas por más pequeñas que estas sean, y que además valora el coraje empresarial.

Estas empresas terminan siendo conducidas por gerentes (que no necesariamente son emprendedores), y a quienes, en muchos casos, solo les interesa la ganancia a corto plazo, el bono y el rendimiento para los accionistas sin tomar en cuenta la necesidad de un tejido de empresas que sostengan a largo plazo la actividad económica de todos, ya sea grandes o pequeños empresas.

Por esta razón es clave que las corporaciones e industrias entiendan que la mejor responsabilidad social empresarial que pueden hacer es apoyar el crecimiento de los emprendimientos en programas educativos, de proveedores, de precios justos, etc.

Se trata de iniciar un tejido emprendedor, que es un tejido por la riqueza. Es esta una de las grandes responsabilidades de empresarios y gerentes en nuestro país.