notitle
notitle

Carlos Carlín,Habla.BabasQuiero ser absolutamente honesto en las pocas líneas que tengo para ofrecerles disculpas sinceras por el terrible error de haber difundido un informe de contenido inaceptable en La noche es mía. Tengo varios años trabajando en el espectáculo, en teatro y TV. Varios años también conduciendo programas de radio, y jamás me he sentido tan avergonzado con el público como ahora. Mi primera reacción fue renunciar. Quería huir, refugiarme en mi casa, regresar corriendo al teatro, pero el canal no aceptó mi decisión, y ahora lo agradezco porque creo que no hubiese sido justo conmigo hacerlo, tampoco con mi equipo ni con el público que ha celebrado nuestro trabajo cuando lo hemos hecho bien. Lo correcto como hombre y como profesional es reconocer que nos equivocamos, que no vimos, que perdimos el norte; pero jamás fue nuestra intención maltratar deliberadamente la tragedia de un menor. Sin embargo, lo hicimos, y de forma grosera. No se cuánto tiempo más tenga frente a una cámara, pero, el tiempo que sea, tengan la seguridad de que este error ni nada parecido se repetirá. Quisiera estar seguro de que, al terminar de leer este texto, ustedes aceptarán mis disculpas porque es lo más sincero que he dicho y escrito públicamente.