TRÁGICO. Ángelo y Elizabeth tenían ocho años de compromiso y esperaban felices a su hija. (Difusión)
TRÁGICO. Ángelo y Elizabeth tenían ocho años de compromiso y esperaban felices a su hija. (Difusión)

Había ido a celebrar el cumpleaños de su enamorada, pero terminó muerto en la calle. La madrugada de ayer, Ángelo Santiago Miranda Bejarano (27), comerciante de ropa, falleció tras recibir un balazo en el abdomen en un tiroteo desatado en la puerta de la discoteca Refugio, ubicada en San Juan de Lurigancho.

Según la Policía, dos sujetos bajaron de un auto amarillo y dispararon contra Miranda y las personas que se encontraban cerca a él. Como consecuencia de este hecho, Ysela Sánchez Roque (34) –quien caminaba por el lugar– y Alan Aquino –cuñado de la víctima, resultaron heridos.

A la primera le rozó un proyectil en la cara. En tanto, el segundo tiene una bala alojada en el vientre. Se encuentra internado en la clínica San Juan Bautista. Está grave.

De acuerdo con testigos, el occiso se encontraba con su novia Elizabeth Aquino Puga (22), de cinco meses de gestación, y los hermanos de esta, los que protagonizaban una pelea dentro del local. Por esta razón, abandonaron el lugar.

EL OBJETIVO ERA OTROSegún la familia de Ángelo Miranda, el objetivo de los sicarios era Óscar Aquino, otro de los hermanos de la mujer, el que estaba presente en el lugar. "Él tenía problemas judiciales y lo habían amenazado de muerte", indicaron.

DATO

- Daniela Bejarano, madre del fallecido, exigió justicia y pidió apoyo para retirar el cuerpo de la Morgue Central de Lima.