(David Vexelman)
(David Vexelman)

Patricia Kadenapkadena@peru21.com

Tras la liberación de los trabajadores secuestrados por un grupo de narcoterroristas, el congresista Carlos Tubino señala la necesidad de replantear la lucha en el VRAE.

Los 36 secuestrados por Sendero Luminoso ya fueron liberados. ¿Cuáles son sus impresiones sobre este hecho?Acá hay que tener claro que la reacción inicial fue lenta y deficiente; luego se fue haciendo un cerco en la zona que, definitivamente, tiene su efecto. Tiene un efecto psicológico y un efecto en la práctica, pero es muy difícil determinar qué tan eficiente ha sido ese cerco en el terreno.

¿Qué reflexión nos deja este suceso?Cuando se producen hechos fuera de lo común, que rebasan lo que un Estado puede tolerar, como el secuestro de los trabajadores, merecen una reflexión y un replanteamiento de la lucha en el VRAE, sobre todo de la lucha contra el narcotráfico, porque nosotros no podemos estar simplemente reaccionando ante las acciones de sorpresa de estos elementos. Hay que recortarles toda su logística; no debemos minimizar el hecho de que ellos tienen una capacidad operativa que antes no la habían demostrado.

Usted ha dicho que la reacción inicial fue lenta. ¿Por qué?Porque no se han usado los medios que las Fuerzas Armadas tienen disponibles para actuar frente a un hecho de esta naturaleza.

¿Qué medios?Tenemos unidades especiales de las FF.AA. que están listas para un despliegue rápido en cualquier momento; estos elementos han debido ser desplegados inmediatamente. Se envió a la Policía, pero conforme se fue tomando mayor conocimiento de las cosas.

¿La lentitud no habrá sido porque no le dieron la importancia debida?Yo repetiré mil veces esto: los paradigmas y los preconceptos de las personas y de las instituciones obstaculizan las operaciones en el VRAE.

¿Qué quiere decir con eso?Por ejemplo, el secuestro se produce en una zona que no está declarada en estado de emergencia. Entonces, cuál es la actitud: "Eso no está bajo mi jurisdicción", dicen las Fuerzas Armadas.

Y la Policía seguramente dice que el VRAE es competencia de las Fuerzas Armadas…Así es. Entonces, ahí entramos al tema que es más grave: la lucha contra el narcotráfico en el Perú y en el VRAE ha tomado una dimensión gigantesca. ¿Por qué? Tenemos una sola base de la Dirandro (de la Policía) en el VRAE que lucha contra el narcotráfico y 29 bases del Ejército que no están autorizados a luchar contra el narcotráfico. Entonces, esto no tiene lógica.

No hay una estrategia integral para la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.¡Pero, por supuesto! Yo creo que tenemos que encarar la lucha en el VRAE con cuatro tipos de operaciones, como un vehículo con cuatro llantas: operaciones puntuales contra los dirigentes alzados en armas, con operaciones de Inteligencia electrónica y técnica y con equipamiento de las unidades especiales; luego hay que hacer operaciones de control territorial, que son las bases que están en la zona, pero que tienen que patrullar, no tienen que estar encerrados en sus bases.

¿Y las otras dos?Las operaciones contra el narcotráfico, que están en nada en el VRAE y, por otro lado, las operaciones humanitarias, de apoyo a la población. El día en que decidamos que esas cuatro operaciones se hagan con la misma fuerza, el vehículo de la pacificación avanzará. Mientras tanto, viviremos en una utopía.

¿Se puede seguir hablando de "remanentes" de Sendero?No, por supuesto que no, hace tiempo que han dejado de ser remanentes.

¿Qué son ahora?Son columnas narcoterroristas alzadas en armas, que se nutren del narcotráfico y que utilizan tácticas militares maoístas. Es un enemigo de consideración y que se ha reorganizado en una fuerza principal, que son más o menos 500 personas armadas; una fuerza base, que es el apoyo logístico donde participan civiles de la población que los apoyan, y la fuerza local, que es la reserva, son combatientes civiles, pero que en un determinado momento son convocados y participan en las emboscadas.

El Huallaga está a cargo de la Policía, y el VRAE, a cargo de las FF.AA. ¿Por qué parece que hay más éxito en el primero que en el segundo?Son dos situaciones totalmente diferentes. En el Huallaga hay varias carreteras, la geografía no es agreste. En el VRAE hay una sola carretera de penetración, es una zona aislada, con niebla permanente, es boscosa. Allí se aplican tácticas militares maoístas, es el valle con mayor producción de cocaína en el Perú. En el Huallaga tenías a 'Artemio', una columna que no aplicaba ninguna táctica militar específica.

Son dos facciones de Sendero Luminoso que no actúan igual…Actúan totalmente diferente, y al grupo dirigido por 'José' no lo puedes infiltrar porque se forman en escuelas populares desde niños, son personas que no conocen otra cosa más que Sendero y que han tomado todas las precauciones para que no los infiltren.

El presidente Humala ha dicho que van a recuperar el VRAE hacia el final del gobierno. ¿Será posible eso?No, ese es un sueño, es una utopía, un imposible mientras no se combata al narcotráfico.

Cambiemos de tema, el voluntariado policial. ¿Por qué no pasó el proyecto del Ejecutivo?Porque es impracticable. Querían reemplazar a los policías que están en las diferentes unidades para que estos salieran a combatir el crimen. ¡Ah, qué bonito suena la teoría! Pero, ¿cuál es la realidad de la Policía? A nuestros suboficiales, que debíamos formarlos en tres años, los hemos formado en un año; hemos descentralizado las escuelas policiales, pero hemos afectado la calidad de nuestros oficiales. Entonces, ¿quién va a instruir a estos jóvenes en tres meses? Si tú no les das una buena instrucción a estos muchachos, entran y te pueden robar documentos, armamentos, pueden abandonar el cargo. Entonces, administrarás grandes problemas. Por otro lado tenemos el tema, como lo hemos visto en países aledaños, de las milicias.

¿En qué quedará el pedido de censura?A ver, el proyecto de ley se fue al archivo; luego se votó el pedido de derogación del decreto supremo; pero el que lo tiene que derogar es el Ejecutivo. Si se deroga, hay que revaluar la censura, pero si no lo hacen, la censura tendrá que continuar.

¿Cómo evalúa usted la gestión de Daniel Abugattás?Me hubiera gustado que sea una persona más prudente. A los que pintamos canas, algo nos enseña la vida, y tenemos que ser muy prudentes para actuar.

Abugattás tiene muchas canas…Pero él es imprudente. Todos los errores que yo le he visto a Abugattás son errores de imprudencia, que no los debería cometer una persona de su edad.

¿Le están haciendo guiños al oficialismo con el tema de la modificación de la ley para que Nadine Heredia pueda postular a la Presidencia?Esa fue una declaración que Keiko Fujimori hizo a título personal, pero no hay una decisión todavía.

¿Usted cree que ella debería postular?Yo creo que quien está muy cerca del poder, y sobre todo en un país que está consolidando su democracia, tiene la posibilidad de utilizar medios del propio Estado, y eso lo que las leyes en el Perú han tratado de evitar.

¿Pero hay o no hay guiños entre Fuerza 2011 y Gana Perú?La verdad es que no sé si los hay, porque yo vivo imbuido en el Congreso, en las comisiones en donde estoy.

Pero tiene que saber lo que pasa en su bancada, ¿no?Pero esa es la realidad.

¿Realmente se superó el problema de la fragata inglesa?No. Tenemos que entender que estamos frente a un país muy formal; ellos tienen un sistema institucionalizado y, al final, este tipo de desplantes diplomáticos se pagan.

FRASES

- "Las FF.AA. dicen: el tema del narcotráfico no es mío; la Policía dice: que las FF.AA. no se metan porque este es mi tema; pero la realidad es que se termina dándole ventaja al narcotráfico. El Perú va a tomar el mismo camino de México si no se toman acciones".

- "En 1996 salió el Decreto Legislativo 824, que ordena la lucha contra el narcotráfico a la Policía y a las FF.AA., pero a las FF.AA. se las sacó casi por completo, se dejó solo a la Marina y a la FAP, pero en tierra quedó todo a cargo de la Policía Nacional; y el Ejército, con los brazos cruzados, sin meter la mano en el tema. Hoy tendríamos que revaluar eso".