DE PUÑO Y LETRA. Las bases del Partido Comunista del Perú dejaron una clara advertencia. (Difusión)
DE PUÑO Y LETRA. Las bases del Partido Comunista del Perú dejaron una clara advertencia. (Difusión)

Lina Godoylgodoy@peru21.com

Sendero Luminoso amenazó ayer con atacar al consorcio Camisea si militariza el gasoducto y apoya a las Fuerzas Militares y Policiales en su ofensiva contra lo que ellos denominan "la revolución armada".

Esta consigna se pudo conocer gracias al manuscrito que dejaron ayer las huestes del camarada 'Gabriel' en la Estación Progresiva 131 del gasoducto, ubicada en Kumbirushiato, distrito de Echarate, La Convención.

Los subversivos llegaron al lugar a las 10:40 a.m. y cercaron a los 18 trabajadores de la empresa Transportadora de Gas del Perú (TGP) que realizaban labores de mantenimiento en el lugar y, después, hicieron pintas en el helicóptero de la empresa.

A diferencia de su incursión en Kepashiato, donde secuestraron a 36 trabajadores, esta vez robaron las radios de comunicación de los trabajadores y dejaron un mensaje en el que aseguran "respetar" a la empresa privada, pero si cumplen con sus exigencias.

Si "ustedes se cierran en la intransigencia y se obstinan en militarizar su gasoducto y apoyan a las militarizadas FF.AA. y PNP para que lanzen (sic) frenéticos ataques contra las guerrillas, nosotros actuaremos con razón, ventaja…", indica el manuscrito que Perú21 publica en esta página.

Es más, Sendero también advierte que "base militar o policial en el lugar que se encuentre, será siempre un blanco de las guerrillas". Y, por si fuera poco, también le exigen a Camisea que "respeten todos los contratos firmados con los pueblos originarios".

El especialista en temas de terrorismo Pedro Yaranga informó a este diario que, "además de lanzar vivas a su lucha armada y entregarles volantes, los obligaron a subir a la nave y les ordenaron regresar a su campamento en Kiteni con la advertencia de que ellos tienen el control de la zona".

Esto en referencia a la fallida operación 'Libertad', que dejó un trágico saldo de diez efectivos muertos.

SIN ESTRATEGIAPara Yaranga, el Comando Conjunto está "inflando" el número de subversivos que siguen a 'Gabriel' para justificar la inacción. "Este sujeto apenas opera con dos columnas que no llegan ni a 20 jóvenes. Una fila camina con él, mientras que la otra se queda en su base como apoyo", dice.

El experto criticó al actual jefe del Ejército, general Ricardo Moncada, pues recordó que cuando fue jefe del Comando VRAE ordenó comprar unas naves que solo funcionaron tres meses y que ahora están malogradas en Pichari.

De otro lado, el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, interpretó lo ocurrido ayer en Echarate como una "visita" de los terroristas.