Los obreros, otrora aliados del régimen de Evo Morales, hoy lo ponen contra las cuerdas. (Reuters)
Los obreros, otrora aliados del régimen de Evo Morales, hoy lo ponen contra las cuerdas. (Reuters)

LA PAZ (AFP).– Los sindicatos de obreros, médicos y paramédicos se preparan para retomar esta semana sus protestas callejeras para exigir un incremento salarial superior al 8% y en rechazo al aumento de la jornada laboral, mientras el Gobierno busca acuerdos para resolver los conflictos.

Los afiliados a la Central Obrera Boliviana (COB), hasta hace poco aliada del presidente Evo Morales, plantean fijar un salario mínimo nacional de 1,050 dólares, es decir, casi 10 veces más que el monto actual.

El objetivo de los sindicatos es retomar sus protestas esta semana, aunque los más influyentes ministros de Morales, Juan Ramón Quintana (Presidencia) y Carlos Romero (Interior), despliegan intensas gestiones para dialogar con la COB y con los médicos para desactivar las protestas.

"Una de las prioridades es resolver el tema de la salud, ojalá sea un diálogo que permita flexibilizar las posiciones rígidas", afirmó Quintana, quien tuvo una reunión ayer con la COB en La Paz, mientras que el ministro Romero dialogaba con los médicos en Santa Cruz.

HAY PESIMISMOEn tanto, una encuesta realizada por Ipsos, y divulgada por el diario Página Siete, reveló que el 47 % de los bolivianos considera que su país va por mal camino, frente a un 22 % que opina lo contrario.

El pesimismo sobre la situación del país alcanzó su punto más alto en febrero de 2011, cuando el 70 % de los bolivianos opinaban que su país iba por mal camino.

TENGA EN CUENTA

- El secretario de Cooperación Internacional de España, Jesús Manuel Gracia, dijo que Bolivia le aseguró que no hará más nacionalizaciones de empresas ibéricas, tras expropiar hace casi dos semanas una compañía de electricidad.

- Morales nacionalizó, desde que llegó al poder en enero de 2006, la riqueza hidrocarburífera, en manos de una docena de compañías de Brasil, Argentina, España, EE.UU., Gran Bretaña y Francia.