Más de seis años estuvo injustamente recluido

Huellas dactilares encontradas en vehículo que estuvo en un secuestro no le corresponden.

David Feliciano está indignado; perdió gran parte de su juventud tras las rejas por un delito que no cometió. (Martín Pauca)

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Iris Mariscalimariscal@peru21.com

Un infierno. Eso fue lo que vivió David Elías Feliciano Pillaca, de 30 años. Él estuvo injustamente encarcelado durante más de seis años, acusado de robo agravado y secuestro.

La pesadilla comenzó la tarde del 25 de febrero de 2006. Ese día salió a visitar a una amiga que vive a ocho cuadras de su casa. En el camino encontró a su vecino Jaime Navarro –un sujeto que estaba inmerso en actividades ilícitas– y se saludaron.

A los pocos minutos, Feliciano Pillaca continuó su camino sin saber que era observado por agentes de la División de Secuestros de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) que –desde hace varias semanas– seguían a Navarro.

Primero atraparon al hampón y, luego, a pocas cuadras, a Feliciano Pillaca, quien es técnico en armado de líneas de pesca y trabajaba como motorista de barco.

"Me golpearon salvajemente en todo el cuerpo. Nunca se identificaron ni dejaron que les explicara nada. Me pusieron una capucha y me subieron a un vehículo. Una hora después me llevaron a la Dirincri. Ahí me desnudaron y no dejaron de golpearme", narró indignado.

Después, los agentes lo acusaron de haber cometido robo agravado en dos oportunidades, en febrero de 2006, y de haber participado en el secuestro del español José Ramón Ostaico, ocurrido el 15 de diciembre de 2005.

CORRUPCIÓNSegún la víctima, luego de pasar unos días en la sede policial, un agente llamado César Ulises Ramírez Sánchez le pidió a su familia mil dólares para 'limpiarlo' y dejarlo libre.

"No acepté esa proposición porque soy inocente. Él me respondió que me iban a joder", indicó.

Finalmente, fue a un juicio en el que los peritos Gilberto Leandro Hoyos Alarcón y Félix Robert Escajadillo Cabrera determinaron que las huellas encontradas en un auto que participó en el plagio del extranjero le pertenecían.

Sin embargo, una prueba dactilar que desbarataba lo establecido por los agentes se 'perdió' extrañamente.

Tras varios años de batallar, los familiares consiguieron que ese documento saliera a la luz y fuera presentado ante los magistrados, quienes el último martes decidieron liberar al joven.

Pero, por increíble que parezca, Feliciano Pillaca aún no ha sido absuelto. Debe ir a un nuevo juicio oral para que se compruebe su inocencia.

TENGA EN CUENTA

- Inspectoría de la Policía castigó al mayor Gilberto Hoyos con cuatro días de arresto simple y le dio de baja a Félix Escajadillo.

- David Feliciano Pillaca reveló a Perú21 que probablemente pida garantías para su vida porque teme que los agentes cobren venganza.

- El doctor Percy Castillo, representante de la Defensoría del Pueblo, señaló que el joven puede iniciar un proceso a los jueces y pedir una indemnización por error judicial.

- Indicó que es un proceso largo y muy complicado, y que las posibilidades de obtener una reparación son muy escasas porque el Estado es renuente a pagar cuando comete un exceso.

- El infortunado no podrá trabajar en la pesca porque no puede viajar a otros países mientras no acabe su juicio.

Ir a portada