notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Por otro lado, las exportaciones continúan aumentando a paso acelerado. Incluso, hace una década hubiera sido un excelente resultado si el total se hubiera acercado a la quinta parte de los 45 mil millones de dólares que se han logrado. Asimismo, el fisco está equilibrado y no se requiere aumentar la deuda en el mercado. Ciertamente, frente a la mayoría de economías los indicadores peruanos son privilegiados. Por lo que debemos continuar avanzando para seguir diferenciándonos. Es nuestra oportunidad de entrar al campo de los países camino a ser desarrollados.

Para lograrlo hay que continuar con lo que se ha venido haciendo los últimos 20 años. Parte importante de ese éxito ha sido el divorcio que ha existido, la mayor parte del tiempo, entre el manejo económico y los intereses partidarios. Más aún, al cruzarse esa línea al final de la década del 90, cuando el aspecto electoral fue priorizado, el régimen político colapsó y la economía entró en recesión.

Lamentablemente, en los últimos días se han dado alarmantes señales de potencial intervención proselitista en programas habitacionales que si no son cortadas por lo sano, inevitablemente seguirán aumentando. Dentro de la lógica del político buscando reelección, todo el gasto público que sea ejecutado debería de ser visiblemente entregado al poblador beneficiado por un operador partidario.

Así que luego seguirán los programas sociales, algún esquema de subsidio en el agro, hasta terminar en los hospitales y escuelas del Estado. Al final, el clientelismo será generalizado y el manejo económico se irá inexorablemente deteriorando al estar supeditado al requerimiento partidario. Sin duda, todos los peruanos seremos los perjudicados.