AL DESCUBIERTO. Gregorio Santos tiene más de un motivo para explicar su relación con Wilson Vallejos. (Rafael Cornejo)
AL DESCUBIERTO. Gregorio Santos tiene más de un motivo para explicar su relación con Wilson Vallejos. (Rafael Cornejo)

El presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, plantó a la Comisión de Fiscalización del Congreso, que investiga las millonarias licitaciones que ganara su amigo, el empresario Wilson Vallejos, argumentando que "tenía que atender citaciones de declaración ante el Ministerio Público de Cajamarca por procesos instaurados". Sin embargo, Perú21 pudo averiguar que esta justificación no se ajustaba a la verdad porque Santos no tenía citaciones pendientes en Cajamarca ni en el Poder Judicial de Chiclayo.

Un funcionario de la Fiscalía nos indicó que tampoco había sido convocado. La citación que sí tiene en agenda Santos es para el jueves 11 y por el mismo caso que reveló este diario a través de unos audios: las presuntas irregularidades que habrían favorecido al gerente de las empresas de Servicios Múltiples del Norte SAC (Vallejos) en 15 licitaciones públicas –por más de 90 millones de soles– para que construyera carreteras, hospitales y servicios en Cajamarca.

Santos deberá rendir su manifestación ante la Fiscalía Especializada Anticorrupción, que preside el doctor Manuel Gonzales Pisfil.

PIDE NUEVA CITAEn vista de que Gregorio Santos no asistió a la Comisión de Fiscalización, justificando su inasistencia con supuestas citaciones fiscales anticipadas, el parlamentario fujimorista Segundo Tapia aclaró (mostrando nuestra edición impresa) que el presidente regional fue citado por el Ministerio Público para el próximo jueves, y no para ayer.

En el oficio de excusa, Santos pidió una reprogramación de la convocatoria, pero para que asistan sus "profesionales técnicos" que, según él, explicarán los cuestionamientos.

Un pedido que, según los congresistas Héctor Becerril, de la bancada fujimorista, y Yehude Simon, de Alianza Para el Gran Cambio, evidenciaría que Santos no quiere asistir.

Es más, su colega Tapia calificó como una "malcriadez" la carta de Santos y le exigió al presidente de la referida comisión, Gustavo Rondón, que la autoridad regional sea citada por segunda vez. En caso contrario, "que se atenga a las consecuencias", teniendo en cuenta que este grupo posee facultades especiales para investigarlo.

AL DESCUBIERTODesde que Perú21 reveló los audios que evidenciaban su relación y cercanía con el empresario Wilson Vallejos, Santos salió al frente a decir que no era su amigo y que apenas lo había visto un par de veces. "Al señor Vallejos recién lo he podido conocer este año, en algunas oportunidades, pero no es mi amigo", indicó en una conferencia de prensa el día de la denuncia.

Seguidamente, Vallejos negó que conozca a Santos, pero la amistad entre ambos es vox pópuli en Cajamarca.

Lo que sí es una realidad es la fotografía tomada el 11 de enero último y a la que tuvo acceso este diario. Esta confirma que Vallejos es una persona cercana a él y hasta se identificaba con su gestión regional.

Esa imagen evidencia que Santos sí conocía al empresario favorecido con millonarias licitaciones pues se les ve juntos en la ceremonia de colocación de la primera piedra de una obra del Programa Regional de Electrificación Rural.

Se trataba del inicio de cuatro proyectos de electrificación rural que se ejecutarían gracias a un convenio entre el gobierno regional y la Municipalidad de Baños del Inca, por un monto de 5 millones 822 mil 476 soles.

El afiche publicitario con la foto –que demuestra la cercanía entre Santos y Vallejos– fue distribuido por el gobierno regional durante la inauguración de un conjunto de obras públicas.