notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21quererteatiperu21@gmail.com

Le expliqué que los juegos de este lugar son la arena, el mar y las conchitas. Se quedó pensando, no muy convencida por lo que le había respondido.

Supongo que somos nosotros los adultos los que primero tenemos que convencernos de que nuestros niños sí se pueden divertir sin tantos estímulos. Somos nosotros los que les compramos juguetes que no necesitan o los que los llevamos constantemente a centros de entretenimiento. En estas épocas, considero casi una obligación dejar que nuestros hijos experimenten de vez en cuando el "no hacer nada", para que sean ellos los que busquen sus propias maneras de salir del aburrimiento. Es ahí donde se manifiesta la creatividad. Mi hija, después de un rato, apareció muy emocionada diciendo que iba a dibujar caritas en las piedras. Me pareció genial.