(Perú21)
(Perú21)

Ferran Adrià, el mejor cocinero del mundo, calificó a la cocina tradicional de nuestra selva como "antropológica". Ojo, el calificativo no implicaba ningún juicio negativo. Al contrario, indicaba su pureza, su contundencia, su franco sabor y, claro, su rusticidad.

Pero así es mucha de la cocina tradicional: platos francos, de pocos ingredientes, rústicos, pero casi siempre sabrosos… como la cocina de la selva.

Y una de las mejores ciudades para probar estas delicias 'orientales' es Tarapoto, y dentro de este lugar –que cada día recibe, como merece, más y más turistas– destacan los espacios de Carlos González: el hotel Puerto Palmeras y Lago Lindo.

En Puerto Palmeras, por 35 soles por persona, te sirven, a la hora del almuerzo o de la cena, un menú regional que puede incluir tacacho con cecina y chorizo, un juane de gallina y, como entradas, un sabroso inchicapi (sopa de maní) o una ensalada de chonta.

Lago Lindo es un espectacular espacio desde el que es posible observar la selva en su esplendor. En efecto, hay un lago navegable y botes e instructores para pasear. A la hora del almuerzo (49 soles), además de cecinas y chorizos, se sirve un pollo a la leña que es espectacular. ¿Cuándo ir? Siempre, el paraíso está a la mano.