ATAQUES NO CESAN. Más coches bomba estallaron en Damasco. (Reuters)
ATAQUES NO CESAN. Más coches bomba estallaron en Damasco. (Reuters)

DAMASCO (AFP).– Rusia, aliada de peso del presidente Bashar al Assad, consideró –por primera vez– posible una victoria de los rebeldes en Siria, donde la caída del régimen solo es "cuestión de tiempo" para la OTAN.

El Gobierno sirio, que en los últimos meses perdió mucho terreno frente a los insurgentes, desmintió que hubiera disparado misiles Scud, como afirmaron Estados Unidos y desertores, viendo en tales "rumores" un "complot".

"Es necesario mirar las cosas de frente. El régimen y el Gobierno sirios pierden cada vez más el control del país", declaró el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Mijail Bogdanov, y señaló que no descarta una victoria de la oposición.

Según una fuente allegada a la embajada rusa en Damasco, esta sorprendente declaración se explica por el hecho de que Rusia está cada vez más exasperada por el rechazo a cualquier compromiso de parte del régimen, que cree siempre estar en condiciones de ganar militarmente.

Al mismo tiempo se vienen realizando negociaciones entre los gobiernos de Rusia y de Estados Unidos para lograr una salida a la crisis.

NUEVOS ATENTADOSAl menos 24 personas murieron y 50 resultaron heridas, la mayoría menores y mujeres, por el estallido de dos coches bomba en la periferia de Damasco, al día siguiente de que el Ministerio sirio del Interior fuera blanco de un ataque en el que fallecieron 8 personas.

DATOS

- El conflicto interno sirio comenzó en marzo del 2011 y ha dejado 42 mil muertos hasta la fecha.

- Estados Unidos, las potencias europeas y los estados árabes reconocieron de manera oficial –el miércoles pasado– a la coalición que formó recientemente la oposición siria.