Piden aumento de sueldos. (Reuters)
Piden aumento de sueldos. (Reuters)

BRASILIA (Agencias).– La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, enfrenta la peor paralización de empleados públicos desde el año 2003, la cual es acatada por, aproximadamente, 350 mil trabajadores.

Miembros de los sindicatos de los policías federales y policías camineros realizaron, junto con otros empleados del Estado, una marcha en el centro de Río de Janeiro para exigir aumento de salarios.

"Dilmadura", gritaron algunos gremialistas en una manifestación en el centro de Brasilia, donde hubo una asamblea en la que fue hostilizado el ministro Gilberto Carvalho, secretario general de la Presidencia, quien es, además, el interlocutor del Gobierno.

Portavoces de los gremios amenazaron con extender su huelga en caso de que Rousseff no les eleve el sueldo.