Sin rodeos
Sin rodeos

¿Por qué quiere complicarse la vida presentándose al vicedecanato del Colegio de Ingenieros del Perú?No lo tomo como una complicación, sino como un servicio a mi país y, específicamente, como un servicio a la ingeniería. A través de ella se puede ayudar a desarrollar más el país, a generar más inclusión y a disminuir la pobreza. ¿Cómo? Incentivando la construcción de la infraestructura que tanto necesita el Perú.

¿Qué tan atrasados estamos en infraestructura?Tenemos un déficit de inversión de 87 mil millones de dólares en agua, desagüe, electrificación, carreteras, comunicaciones. El Colegio de Ingenieros debe dar la voz de alerta, decir que, si no cerramos esta brecha, nuestro desarrollo va a ser flojo.

¿Este déficit es responsabilidad del Estado o de la empresa privada? De ambos. Un país crece con las inversiones del Estado y de los privados. Ambos deben trabajar.

¿Qué tan organizado está el gremio de los ingenieros? Tiene 50 años, es serio y está organizado, pero no está interviniendo con fuerza en los problemas que tiene el país. Los ingenieros tenemos la capacidad de transformar el Perú. Por eso debemos hacer que nuestras opiniones colegiadas, a través de nuestro gremio, pesen más. ¿Cómo ve el gobierno del presidente Humala? Bien. Tengo que decir que no esperaba que siguiera con los conceptos básicos de apoyar la inversión privada, que es la que genera trabajo y ayuda a disminuir la pobreza. Uno puede tener algunas críticas pero, en general, el país sigue creciendo.

¿Qué piensa de la revocatoria a Susana Villarán? Aunque sería preferible que trabajase con más intensidad, no soy partidario de la revocatoria pues se paraliza lo avanzado y se pierde tiempo en esperar a una nueva autoridad.