Ángel Arroyoaarroyo@peru21.com

Pese a que la constructora brasileña OAS y la alcaldesa Susana Villarán habían asegurado que el aumento del caudal no ponía en riesgo el proyecto Vía Parque Rímac, cuya inversión asciende a US$703 millones, ayer ocurrió lo que se temía: las furiosas aguas del llamado Río Hablador destruyeron los muros de contención de la obra, se llevaron materiales y maquinaria pesada e, incluso, causaron serios daños en la nueva infraestructura.

Es más, mientras que, en la tarde de ayer, la burgomaestre aseguraba que la Vía de Evitamiento no corría peligro, las filtraciones continuaban debilitando el muro que divide esta arteria del río.

PLAN NO FUNCIONÓComo se sabe, las fugas de agua empezaron el miércoles y aumentaron considerablemente entre la medianoche del jueves y la madrugada de ayer.

En ese periodo, el caudal del Rímac llegó a 120 m³/s. El ingeniero Fernando Arboleda, de la Dirección de Hidrología del Senamhi, indicó que esto estaba "previsto", debido a las intensas lluvias que se registran en la sierra, y que ya había sido comunicado –en su momento– a la empresa AOS.

Así, el río Rímac –que se encontraba reducido en un canal artificial– se desbordó y terminó por arrasar el muro de contención provisional ubicado debajo del puente Trujillo.

Además, el muro de acero que rodea la obra sufrió rajaduras. Cabe indicar que esta estructura es perenne, y su función es sostener los túneles que estarán debajo del río.

Las embravecidas aguas también causaron filtraciones en la barrera que separa a la Vía de Evitamiento del torrente, entre los puentes Trujillo y Balta. Ante ello, en la madrugada se hicieron trabajos de emergencia para parchar el muro. Sin embargo, aquella situación se repitió en la tarde.

Dicha estructura quedó debilitada por las filtraciones y por la humedad. Con todo esto, se esperaba que OAS procediera, de inmediato, a ejecutar el plan de contingencia que consistía en abrir compuertas para que el agua discurriera por su cauce natural.

Sin embargo, el plan recién fue activado 13 horas después, es decir, a la 1:00 p.m. Al abrirse el cauce, el agua arrasó con una excavadora, con maquinaria y materiales. Asimismo, el tramo de los túneles construidos y parte de una grúa quedaron cubiertos por el agua.

VILLARÁN AL CONGRESOTras lo sucedido, el gerente de Promoción de Inversión Privada del municipio de Lima, Domingo Arzubialde, dijo que la constructora asumirá "los costos y los sobrecostos".

La entidad edil Invermet y la empresa Nippon Koei fiscalizarán y evaluarán los daños. Ambas decidirán si se amerita poner una multa a OAS.

En tanto, Susana Villarán defendió nuevamente la obra y pidió "no politizar el tema". Aseguró que la Vía de Evitamiento no está amenazada. "La obra no ha sido afectada porque se trata de un trabajo de gran ingeniería y de una inversión muy grande", subrayó.

No obstante, el congresista Martín Belaunde anunció que la burgomaestre será citada a la Comisión de Fiscalización.

EN EL OJO DE LA TORMENTA

- En diciembre de 2011, una gran cantidad de arena colocada en la playa La Herradura, en Chorrillos, fue arrasada por el mar. Esto sucedió días después de la inauguración de las obras de mejoramiento del lugar.

- La pérdida de arena fue criticada por regidores y congresistas, quienes consideraban que Lima había actuado con improvisación. El arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos, responsable del proyecto, tuvo que dejar el cargo.

- En octubre de 2012, otro hecho golpeó la gestión de la alcaldesa Susana Villarán. El 25 de ese mes, un fallido e improvisado operativo en La Parada dejó cuatro muertos y decenas de heridos, entre ellos agentes policiales.

- Ahora, este nuevo hecho es investigado por la Cuarta Fiscalía de Prevención del Delito de Lima.