Foto: Rochi León.
Foto: Rochi León.

Luzcarime Figari,PsicólogaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Luzcarime Figari es una psicóloga que dirige Acepta, una institución que trabaja en la prevención del uso de alcohol y drogas entre los jóvenes. Fundada en el 2000, realizan diferentes programas educativos que buscan un cambio social: empezaron en Lima; hoy, su labor está en nueve provincias, en 1,800 colegios. Además, Figari es la madre de Aurelio Saco Vértiz, el jugador de Universitario que le acaba de hacer un golazo a Alianza Lima.

Dejó sus estudios de Psicología durante seis años, pero los retomó y terminó…Desde el colegio tenía claro que quería ser psicóloga. Siempre me gustó trabajar con la gente, ayudarla, conversar con ella. Cuando veía niños en la calle, personas con problemas mentales, me acercaba y los escuchaba. Profesionalmente me metí de lleno en problemas de adicción –a las drogas y al alcohol– cuando hice internado en el pabellón de farmacodependientes del hospital Larco Herrera. Allí empecé a entender que la adicción es una enfermedad y que las personas que la padecen son víctimas, que las familias sufren tremendamente y que este problema repercute en el desarrollo de la sociedad.

¿El problema de la adicción a las drogas es más grave que el alcoholismo?Cuando una persona es adicta, no se puede diferenciar el alcohol de las drogas. Si ves el cuadro de una persona adicta a la pasta básica o a la cocaína, descubrirás que allí también está presente el alcoholismo. El alcohol es peligroso, dañino, y puede crear una dependencia, sobre todo cuando se inicia a una edad temprana.

¿El alcohol es una droga?Para mí, lo es. Es una sustancia psicoactiva: ingresa al cuerpo, se va al cerebro, modifica su funcionamiento y tiene las mismas propiedades que una droga ilegal. El alcohol es peligroso, sobre todo cuando no se tiene la madurez para manejar los efectos de beber. Su consumo se debe iniciar cuando los jóvenes culminen su proceso de madurez, porque son muy vulnerables a sus efectos.

Acepta, la institución que dirige, trabaja en la prevención del uso de alcohol entre los jóvenes…Alcohol y drogas. Las estadísticas nos demuestran que los jóvenes consumen cada vez más alcohol y lo hacen, además, a una edad más temprana: 13 años en promedio. Y no solo es un problema de los jóvenes, sino de los padres, quienes no ponen límites. Es más, algunos creen que mientras no consuman una droga ilegal, es mejor que consuman alcohol. Lamentablemente, nuestra sociedad acepta el consumo de alcohol en menores de edad. En Acepta trabajamos para el futuro, y los resultados más claros se verán cuando los jóvenes de hoy no permitan que sus hijos beban.

¿Cuán responsables son los padres en el alcoholismo de sus hijos?Su rol es muy determinante. No solo porque guían y educan, sino porque son el modelo de sus hijos. Si ellos beben, lo más probable es que sus hijos lo hagan.

¿Los padres están tomando conciencia de su responsabilidad?Lo están haciendo. Sin embargo, el esfuerzo debe ser global: la comunidad entera debe comprometerse en esta tarea. Por eso nuestro llamado a la responsabilidad: la prevención funciona.

Un grupo de expresidentes e intelectuales, como Fernando Cardoso y Mario Vargas Llosa, promueve la descriminalización de la venta y consumo de drogas. ¿Qué opina?Cuestiono totalmente esta propuesta. Las drogas le hacen mucho daño a la humanidad. No se puede legalizar lo anormal. Debemos educar de tal manera que los chicos puedan tener las herramientas para defenderse y conocer los riesgos que existen si uno consume estas sustancias. En segundo lugar, hay que estructurar familias. Muchas de las personas que consumen drogas lo hacen por carencias familiares, por la ausencia de los padres.

¿Y dónde queda la libertad de elección?Esta vendrá con la madurez. El problema está en que los jóvenes toman decisiones cuando no tienen la madurez para hacerlo. Los padres, los maestros, los adultos, debemos darles el espacio y el tiempo para madurar. Cuando maduren, ya podrán elegir. No se trata de que no beban, se trata de que lo hagan cuando estén maduros… y a lograr esa madurez deben ayudarlos los padres; así, una mala decisión se transformará en una elección, en un aprendizaje.

Imagino que así guió a Aurelio, su hijo, el futbolista de la 'U'…Todos mis hijos son muy deportistas. Cuando Aurelio terminó el colegio, ya estaba muy involucrado en el fútbol, que es su sueño. Es un camino difícil, más duro de lo que muchos imaginan. Él está haciendo las cosas bien, con mucho esfuerzo, con mucha disciplina, con mucho compromiso. Yo quise esto con mis hijos, que hagan lo que se propusiesen, pero que lo hicieran de la mejor manera.

AUTOFICHA

- Me llamo Luzcarime. Mi madre lo oyó en Colombia. Tengo cuatro hijos. El mayor, Aurelio Saco Vértiz, es futbolista de la 'U'. Le acaba de hacer un gol a Alianza Lima.

- Nací en Perú. Salí a los cinco años, regresé a los 26 años. Mis dos hijos mayores nacieron en EE.UU. Son chicos de éxito. Todo lo hacen muy bien.

- Estudié Psicología en la Unife. Por mis hijos, dejé la universidad durante seis años. Volví y terminé. Practiqué en el Larco Herrera. Allí conocí el mundo de los adictos.