notitle
notitle

Claudio Herzka, Al.Mercadocherzka@peru21.com

En primer lugar, las utilidades de las empresas, y por ende los impuestos que estas pagan, están en función de los precios internacionales. Estos pueden caer con una recesión mundial. En segundo lugar, depende del volumen de producción. Las minas se extinguen. En el Perú hay varias que antes del año 2016 van a dejar de producir. Si no se reemplazan por nuevos proyectos, habrá menos minería que tribute. Hay cálculos que señalan que, con una tributación menor de la minería, la presión podría caer hasta el 12%. En ese caso, no se trata de subir unos dos puntos porcentuales del nivel actual, sino pasar del 12% al 18%, es decir, un 50% más que tendría que captarse de todo el resto de sectores. ¿De dónde se piensa sacar esta plata? Es claro que lo que pase con la minería será determinante para el equilibrio de las finanzas públicas.