notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21www.parentalidad.pe

1. No pelear con la pareja delante de los niños. Si hay desacuerdos, esperar a la noche o meterse al clóset para que no escuchen.

2. No usar el castigo físico bajo ningún motivo. Si los niños hacen algo malo, una explicación firme y una consecuencia concreta (no física) serán suficientes.

3. No ofrecer algo que después no podremos cumplir. La constante frustración de no recibir lo prometido va creando en el niño la sensación de que no es importante, acumulando además sentimientos de rabia y violencia interna.

4. Jugar de verdad (tirarse al suelo, ensuciarse) con nuestros hijos. Nada disfrutan más, y nada los hace sentirse más queridos.

5. Sacar paciencia (de donde a veces ya no hay) para poder lidiar con las pataletas, malas noches y malcriadeces de nuestros hijos. Ellos necesitan nuestra calma para poder entender y calmarse ellos también.

6. Encontrar tiempo especial para nosotros mismos, absolutamente carente de culpa y remordimiento, para poder alimentar nuestro propio espíritu. Estas satisfacciones personales son percibidas por los niños, quienes son felices si ven a su padres realizados.

¡Feliz 2013!