PICÓ LA ‘CULEBRA’. André Carrillo marcó el tanto de la victoria peruana. Fue su primer gol con la bicolor. (Daniel Apuy/USI)
PICÓ LA ‘CULEBRA’. André Carrillo marcó el tanto de la victoria peruana. Fue su primer gol con la bicolor. (Daniel Apuy/USI)

SAN JOSÉ.- Perú le puso el significado más claro al término 'partido amistoso'. Escribió con tinta roja, en papel blanco, lo que a su criterio ese término equivale. Partido amistoso =amistarse. Amistarse con un buen resultado, con el regreso de algunos que parecían ausentes, con el ánimo arriba. Ganar 1-0 a Costa Rica de visita es esperar ser amigos, también, de los triunfos eliminatorios. Porque urge entrar a ese círculo cuando recibamos a Venezuela y a Argentina el 7 y el 11 de setiembre, en el Estadio Nacional de Lima.

La historia de ayer, en el Nacional de San José, empezó con la lluvia como testigo. Con esas lágrimas del cielo que pueden ser de tristeza o alegría. Para Perú fueron de alegría. Porque se plantó bien desde el arco. Bien Raúl Fernández (seguro a pesar de su inactividad en el Niza), bien Yotún como el lateral zurdo que sube y marca (como debe de ser).

La volante de contención respondiendo y Carrillo como estilete por la derecha. Párrafo aparte para Vargas, que mostró chispazos de lo que era y esperamos vuelva a ser. Y Paolo con su pundonor de siempre y alguna jugada diferente.

Como la que hizo a los 7', cuando dejó pasar el centro de Yotún para que Carrillo controlara y definiera de derecha. Costa Rica se limitó a darle la pelota a Campbell y a esperar que la estrella del Mundial Sub 20 de Colombia solucionara todo. Pero fue Saborío (35'), con un zurdazo, quien estuvo más cerca del empate. La roja a Luis Ramírez por agresión (47') dejó a Perú con diez hombres y sin técnico, porque Markarián también fue expulsado por reclamar. A remar bajo la lluvia.

AGUANTE INCAEl agua que nos despidió nos recibió en el arranque del complemento. Y no nos hizo patinar. Galliquio y Revoredo despejaron cuanta pelota llegó. Vargas intentó contragolpear y se alió con Junior Ross, que reemplazó a 'La Culebra'. El jugador de Cristal tuvo su chance a los 53'con un zurdazo desviado.

A partir de allí, el local se transformó en lluvia. Cayó por todas partes. El ingreso de Randall Brenes le cambió la cara al equipo de Pinto y las chances no demoraron. El delantero se la perdió a los 56' y a los 85', mientras que Bryan Ruiz falló una ocasión en el medio. La solidez de 'Superman' y las intervenciones de Revoredo terminaron siendo el último escollo infranqueable y el final victorioso apareció ante un rival algo discreto.

Si algo queda claro es que no solo Argentina es mucho más que nuestro rival de ayer. Venezuela también será un oponente de mayor envergadura. Pero ya habrá tiempo para hablar de eso.

¿Los debutantes Rafael Farfán, Juan Morales y José Cánova? Aprobaron. Perú redefinió lo que es ganar un partido amistoso. Fraternidad con un futuro mejor.