notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21quererteatiperu21@gmail.com

Una niña vive con su madre, quien es muy cariñosa y dedicada a ella. El padre no está presente pues nunca tuvo una relación real con la madre, quien decidió tener a su bebé sola. Ahora que la niña tiene 3 años, está desarrollando ciertos miedos e inseguridades. Al indagar un poco más, nos damos cuenta que a esta niña nunca se le ha explicado por qué no tiene una relación con su padre.

Cuando falta un relato que explique lo que para un niño es evidente, éste empieza a inventar historias explicativas en donde casi siempre él será el culpable: "Mi papá se fue porque yo no soy suficientemente bueno para él". Estos pensamientos son comunes, pues los niños organizan explicaciones en torno a sí mismos. En la actualidad hay estructuras familiares a las que hay que saber enfrentar con explicaciones coherentes y sin temor. Tratemos de ser sinceros con quienes somos, para que nuestros hijos desarrollen una identidad segura y sin complejos.