notitle
notitle

Guido Lombardi,Opina.21glombardi@peru21.com

Sin duda, influye en ellas el destacado papel cumplido por nuestra delegación en La Haya y el ánimo triunfalista que de ese evento ha derivado una amplia mayoría de medios de comunicación. (Dicho sea de paso, nada justifica el cargamontón generalizado –especialmente en las redes sociales– contra Álvaro Vargas Llosa. Por inoportunas que resulten sus afirmaciones y por inconveniente que parezca haberlas presentado en la prensa de Chile, es una voz discrepante y, como tal, debería ser valorada y respetada. Habría que recomendarle, eso sí, ser menos enfático, porque el problema, como decía don Enrique Chirinos, no está en equivocarse sino en equivocarse con énfasis). Pero, volviendo a lo nuestro, las encuestas no deberían ocultar los severos déficits de gestión que está mostrando el Gobierno, sobre todo en áreas tan sensibles como educación y seguridad ciudadana. En este último rubro se han publicado más de 25 decretos legislativos, algunos de los cuales pretenden resolver antiguos problemas vinculados a la remuneración y a las pensiones de las Fuerzas Armadas y Policiales. Lo que está muy bien. Pero, como ha denunciado oportunamente IPYS, la carne viene con hueso. No solo se trata del secretismo establecido para todos los asuntos militares y policiales vinculados a la seguridad nacional, sino de la extraña exclusión que se hace de la Policía Nacional del Nuevo Sistema Unificado de Compras. Ya sabemos, desde siempre, que la corruptela, la ineficiencia y el despilfarro florecen de manera espléndida en las sombras del secreto.

Ojalá, en reciprocidad por la generosidad con que lo evaluamos, el presidente Humala nos regale la derogación o corrección de esos decretos legislativos.