FIERA. Balotelli anticipa a Badstuber y marca el 1-0. (Reuters)
FIERA. Balotelli anticipa a Badstuber y marca el 1-0. (Reuters)

VARSOVIA.– Mario Balotelli es diferente. Dos días después de que La Gazetta dello Sport cometiera la torpeza de caricaturizarlo como King Kong, el moreno atacante del Manchester City paralizó al planeta fútbol con una actuación soberbia para eliminar a Alemania.

Mientras otros esconden la cabeza, Mario Balotelli la levanta y habla con goles y con gestos. Por eso se quita la camiseta y celebra su primer gol mostrando toda la musculatura, esa que tuvo la 'Azurri' y que no tuvo Alemania.

Porque la historia no juega, pero sí cuenta, Italia sonríe mientras Alemania vuelve a caer en un gran torneo. Ya son ocho partidos inclinándose ante 'Papá' y, ahora, ante el 'Nene' Balotelli.

Pero Alemania, que solo sabe ir hacia adelante, saltó a la cancha con sed de venganza. Una sed que intentó saciar con el empuje de Khedira y con algunos intentos de Kroos. Fueron los mejores momentos del equipo de Low, que pudo haber marcado de no haber sido por Buffon, enorme para decirles no a Hummels (4') y a Kroos (12').

Entonces, Italia recuperó su historia, se aquietó de la mano de Andrea Pirlo y disparó como francotirador. A los 20', Cassano dibujó a Boateng y a Hummels, y centró para que Balotelli se adelantase a Badstuber y metiera el frentazo goleador.

Poco después, Balzaretti se anticipó a Podolski (32') en el área chica y, a los 35', Buffon salvó ante un disparo de Khedira. Alemania falló y pagó: Balotelli picó libre y le rompió el arco a Neuer para el 2-0, a los 36'. Allí, el partido bajó el telón. Alemania ya no supo cómo e Italia perdonó la goleada por culpa de Marchisio (67' y 75') y Di Natale (81'). En el cierre, el ausente Ozil descontó de penal, pero no sirvió: este domingo, Italia jugará la final ante España.