notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Según ellos, los medios de comunicación se han ensañado con los congresistas tratando de encontrarles pecadillos en su pasado o algún exceso en su actual gestión, el cual sería en todo caso solo producto de su entusiasmo. Rara vez encontramos a un legislador reflexionando sobre el enorme riesgo para el sistema democrático que significa el tener un Congreso tan desprestigiado.

Incluso, hace unos años decidieron tratar de mejorar la percepción tan negativa que tenía de ellos el electorado y tomaron algunas medidas para demostrar austeridad, como reducir sus gastos. Asimismo, en ese periodo eliminaron privilegios injustificados como el hecho de que no pagaran impuesto a la renta por la totalidad de sus ingresos, como están obligados a pagar todos los ciudadanos.

Bueno, parece que como no les dio resultado – ya que su nivel de impopularidad en realidad no ha variado– han decidido dar marcha atrás y volver a convertirse en seres privilegiados. Así que todas las bancadas se han sumado a una resolución auto otorgándose una exoneración para no tributar por el dinero que reciben como asignación por su función como parlamentarios, pese a que en cualquier otra empresa o entidad sí pagarían impuesto a la renta, ya que Sunat consideraría cualquier monto que recibe un trabajador –al margen del nombre que le den– simple y llanamente como parte de su remuneración.

Así que los honorables miembros de nuestro Congreso han decidido tirar por la borda los intentos por mejorar su imagen ante los peruanos. Más aún, perdiendo toda inhibición, muestran nuevamente angurria y desesperación por saquear al Estado en los años que restan de su mandato. En realidad, son tan caraduras que, sin duda, culparán a este diario por el masivo rechazo que causará en la población este nuevo escándalo.