notitle
notitle

Carmen González,Opina.21c.gonzalez@ceprovi.org

Es racismo –inconsciente– decirle a chicos pobres, cobrizos y de origen andino, que estaban predestinados a estar en la primera línea de batalla. No le diría eso a jóvenes de un colegio 'pituco'. Por un mecanismo de defensa inconsciente (proyección), negó que él también es cobrizo. Le corresponde al gobierno de la 'Gran Transformación' reconocer y luchar contra el racismo consciente e inconsciente que tenemos desde la llegada de los españoles, porque nos deshumaniza. Hay que recordar que el inconsciente es el 90% del ser y lo que sabemos de nosotros apenas el 10%.

¿No es verdad que son pobres, cobrizos y de origen andino los que hacen el servicio militar, la mayoría de los que están en las cárceles, los que hacen cola en hospitales, los que trabajan en servicio doméstico o los que reclaman en las calles? La casualidad no existe. Tampoco que una adolescente pobre, con grave enfermedad mental, llame a un exorcista en vez de a un médico psiquiatra. Hacer consciente lo inconsciente evitará repetir compulsivamente nuestro racismo. Hablemos de esto.