notitle
notitle

Dr. Rodrigo Rondón, Opina.21"Esta Navidad yo también quiero pasar una noche de paz", reza un mensaje con la foto de un perro de ojos tristes en un aviso en Mendoza, Argentina. Esto es parte de una campaña en esa ciudad que intenta sensibilizar a la población para decirle "no" al uso de la pirotecnia.

Sucede que los fuegos artificiales son una tortura para los perros pues ellos tienen el oído tres veces más desarrollado que el de los humanos. Entonces, la explosión de un cohetón equivale a una bomba para sus oídos.

Y lo que suele suceder en estos casos, es que la mascota sale despavorida de donde se encuentra por el miedo que siente. Lo más peligroso es cuando la casa está cerca a la calle pues el animal huye con el riesgo de perderse o morir atropellado.

En este mes hay más canes perdidos y eso está muy relacionado al miedo que sienten por los ruidos propios de estos explosivos.

Cuide a su mascota y haga que se sienta protegida. Lamentablemente, los perros de la calle llevan la peor parte en estos casos.