notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Sin duda, en un tema de tanta importancia no caben las payasadas y si eso era realmente lo que lo motivaba en ese caso, se merece la sanción máxima por desatinado.

Sin embargo, estamos seguros de que la bancada oficialista lo protegerá y muchos parlamentarios de oposición también harán espíritu de cuerpo –nunca saben cuándo serán ellos los acusados– a fin de blindarlo. Por lo que es poco probable que un acto tan escandaloso, que fue visto en televisión por millones, sea sancionado.

Con lo cual, le quedará nuevamente la sensación a la población de que el Legislativo está poblado por parlamentarios que creen que están por encima de la ley y que, para colmo, no justifican en lo absoluto, con su falta de resultados, el creciente costo que representan para el Estado, el cual tiene que ser cubierto con el dinero de todos los peruanos.

Incluso, hay siete congresistas que, hace tiempo, deberían de estar suspendidos y que la Comisión de Ética ya dio una recomendación en ese sentido por diversas faltas que van desde mentiras en su hoja de vida hasta el haberse aprovechado de sus colaboradoras en un viaje de trabajo. Pero aún están esperando desde hace meses en la cola para ser incluidos en la agenda del plenario, lo cual no parece prioritario para la mesa directiva que los tiene convenientemente encarpetados. Nunca se ha visto más 'otoronguismo' entre los parlamentarios.

Al final, tenemos una bancada de gobierno llena de gente con prontuario y los que no lo tienen, como el caso de Condori, parece que les gusta hacerse los payasos. Mientras, la oposición no demuestra tener ninguna urgencia por sancionarlos. Por ello, si la presidencia no los ordena y rápido, el Parlamento va a terminar pareciéndose al vecindario del Chavo ante los ojos del electorado.